viernes, mayo 18, 2007

Belga




De todos los campamentos saharauis, Dajla es el más alejado. Con grandes reservas de aguas subterráneas, rodeado de dunas y palmeras, la hamada muestra en Dajla su dureza ligeramente suavizada.

Dajla esconde innumerables tesoros, los mejores, sus gentes. Entre ellos un viejo sabio llamado Belga. Como un mago solitario, Belga, el filósofo del desierto, se ha dedicado con el alma a ser testimonio vivo de la cultura de su pueblo. Recoge objetos tradicionales, artesanía, libros antiguos, todo tipo de piedras preciosas y fósiles, formando un museo particular de alucinada belleza.

Como un antiguo caballero saharaui, Belga, delgado, de larga y blanca melena rizada al viento, barba de Don Quijote, hombre del libro y de la badia, nómada eterno, recupera un legado milenario de tradiciones, anécdotas y poemas.

En su visionaria sabiduria cuida con mimo su increíble huerto, atesora el secreto de la medicina de las plantas, conoce las 77 aplicaciones curativas del lagarto y es zahorí, buscador del mayor tesoro del desierto, el agua, elma.

Belga (dicen que le viene el nombre de los zapatos “belgas” que calzaba su padre) custodia cientos de historias, romances y cuentos, que transmite a su hijo para que no se pierdan cuando él se marche.

Caballero del desierto, inmemorial enciclopedia andante, también es artista. Belga hace marionetas con los pies, que pinta y viste de melhfa, darra y turbante, fascinando a la concurrencia con sus títeres en el desierto.

La historia saharaui, tan llena de logros colectivos, también es rica en estas peculiares individualidades, seres increíbles, preciosas flores en medio del más cruel de los desiertos.













Fotos: Luis Martín y Bernardo de Niz


miércoles, mayo 16, 2007

Sanamana

“Andi ia luleili
sanamana”


dice una antigua canción popular saharaui cantada por las jóvenes y las mujeres, en especial en las bodas.

Sanamana es el nombre de un elaborado peinado, típico de la cultura bidan, saharaui y mauritana, que se hace en bodas y celebraciones muy especiales. Se trenza cuidadosamente todo el cabello de la chica, dejando un rastro de preciosos cuadros alrededor de toda la cabeza.

El peinado se decora además con piedras preciosas, como el eljus, que se usa en la joyería tradicional saharaui, y también con pequeñas conchitas.

El peinado se debe mantener durante todos los días que duren las celebraciones, con lo que hay que dormir con todo tipo de cuidados (e incomodidad) para no despeinarlo, retocándolo todos los días para que luzca tirante en todo su esplendor.

Otro peinado tradicional, que se dejó de utilizar en los años 70, es el llamado Dafart agafa. Consitía en una especie de diadema o peineta, lemshemfa, que se colocaba en lo alto de la cabeza y sobre el que se situaba la melhfa. Era utilizado por las señoras, tanto en Mauritania como en el Sahara.

Las mujeres saharauis siempre han cuidado con especial mimo su pelo, así como su higiene personal y su belleza, dentro de las posibilidades de que disponen. Desde tiempos inmemoriales se ha aplicado la henna, no sólo para decorar manos y pies si no también para cubrir el pelo, hidratándolo y dándole unos bellos reflejos rojizos. Hay otro ungüento tradicional para el pelo, que se llama lejuad, hecho con tidikt (resina de olor que se utiliza para quemar en las casas como un incienso), clavos o legrenfel en hassania, colonia y aceite de oliva. Este preparado no sólo hidrata el pelo si no que le da un precioso olor.

viernes, mayo 11, 2007

La intervención del "lobbista" profesor



Un tema tan grande como es el conflicto saharaui, en el que está en juego nada menos que la supervivencia y la libertad de todo un pueblo, no es serio abordarlo como si fuera un partido de fútbol, quién ganó o perdió la partida en tal o cuál situación. Sin embargo en algunos momentos de las conferencias sobre el Sahara Occidental organizado por la Universidad Autónoma en colaboración con las universidades madrileñas, "Tiempo de soluciones para el Sahara Occidental", vivimos algunos momentos de enorme intensidad.

El martes, en la mesa "Un proyecto político para el Sahara Occidental: Referéndum y autodeterminación vs Autonomía", tuvimos la oportunidad de escuchar en persona por primera vez al profesor Bernabé López García, uno de los defensores del proyecto de autonomía marroquí sobre el Sahara desde la tribuna, entre otras, que le ofrece cada poco tiempo el diario El País. Las posiciones del profesor, cuando menos polémicas, defienden la integración saharaui en Marruecos como solución al conflicto y como garantía de la democratización de Marruecos. Nunca le habíamos escuchado en una conferencia y lo cierto es que esperábamos otra cosa, afirmaciones mejor argumentadas y mayor convicción en sus palabras. No fue así, y el diplomático e intelectual saharaui Bujari Ahmed desmontó este falso debate apelando a la historia, la legalidad internacional, la democracia y la justicia, palabras que no parecen tener contenido para todos los que dan aliento a Marruecos, apoyándole en su anexión ilegal de un territorio y su intento de exterminio de todo un pueblo.

El periodista Javier Valenzuela, Director General de Información Internacional en La Moncloa durante los dos primeros años de Gobierno de Rodríguez Zapatero, ha subido a su blog la intervención de Bernabé. Qué pena que de cuatro días de intensísimos debates y conferencias, con una representación saharaui de primer nivel, representantes de diferentes partidos políticos, dos secretarios de estado, embajadores y destacados intelectuales y periodistas, sólo le haya llamado la atención el texto del “lobbista” profesor.

Bujari Ahmed dio la clave de estos planteamientos “no sólo ambiguos sino manipuladores”, que quieren hacernos tragar en cómodas píldoras los defensores de las tesis marroquíes, “Si la preocupación es el pueblo saharaui, lo mejor es dejar a los saharauis que decidan libremente su futuro. Si el centro de gravedad es defender los intereses de la monarquía marroquí, se está sacrificando al pueblo saharaui. El debate sobre la autonomía por tanto es falso”.

La parte marroquí no estuvo representada en el debate, se invitó a un diplomático marroquí a un par de mesas pero nadie acudió. Al gobierno marroquí no se le dan bien los debates, ellos son expertos en mentir, manipular y comprar voluntades, como demuestran en tantas ocasiones.

sábado, mayo 05, 2007

Mala suerte




Hecho real:


Burgos, un saharaui y un guineano se encuentran en la catedral de Burgos, al lado de la tumba de El Cid. "¡Qué mala suerte tuvimos con la colonia!", se les escucha exclamar apenados.


Y es cierto, tanto presumir de la colonización española, "nos integramos con los habitantes del territorio", "nos considerábamos como hermanos", "teníamos muy buena relación", "la francesa y la inglesa sí que fueron colonizaciones duras"... ¡Cómo se salió de Guinea!, ¿y el Sahara?. Se salió huyendo, no se supo descolonizar el territorio a tiempo y el Sahara es una mancha que nos persigue y en la que seguimos teniendo un vergonzoso papel.


¡Qué mala suerte tuvieron!