“La maestra que me enseñó en una tabla de madera”. Literatura saharaui en español

10:18 a. m. Conx Moya 0 Comments

*Publicado en el nº 31 de la revista Shukran

Cuando conocí a Bahia era un periodista saharaui con muchas cosas que contar. Primero me aclaró muchas dudas sobre su gente y su causa; yo estaba recién llegada de mi primer viaje a los campamentos y mi curiosidad era inagotable. Entre aclaraciones sobre el referéndum de autodeterminación, el Frente Polisario, el Plan Baker, Luali y mil cuestiones más, comenzaban a colarse anécdotas, cuentos, historias personales, seres anónimos, piezas fundamentales en este enorme puzle… y además literatura... La colosal epopeya saharaui, que abarca mucho más que los hechos acaecidos a partir de 1975, estaba recogida en un sin fin de poemas, compuestos y memorizados en el idioma de los saharauis, el hasania, aunque también existía una producción poética en español. Bahia me enseñó un buen taco de folios escritos a máquina, traídos de los campamentos, de jóvenes periodistas de la Radio Nacional Saharaui, con nombres, para mí entonces tan exóticos como Ali Salem Iselmu, Limam Boicha o Ebnu. De este último conocía algunos versos encontrados en la web de la Universidad de Murcia, tiempo antes de conocer a Bahia. Las casualidades saharauis.... Bahia tenía una idea, dar a conocer a ese grupo de poetas saharauis, había más nombres, que constituían una generación intelectualmente bien formada y con indudable talento. Ellos estaban en los campamentos y también querían hacer algo con su vida y por su causa.

Me sorprendió además Bahia con la noticia de que tenía no sólo varios argumentos para futuros libros, si no que casi había terminado uno sobre cultura saharaui, con dibujos hechos también por él. Pero lo más increíble de la historia era que el libro había viajado a los campamentos en un cajón lleno con un ordenador, su ropa y varias pertenencias, que un amigo había mandado por error con destino un tanto incierto.

Aquello me horrorizó. Con lo difícil que debía ser escribir un libro, tenerlo casi finalizado y a la vez perdido, y por supuesto sin copia... Él no se lo tomaba con mayor problema que un cierto fastidio. “Intentaré encontrarlo”, me dijo. “¿Y si no lo encuentras?”, le respondí. “Nada, lo vuelvo a escribir”.

Ni que decir tiene que no lo recuperó, ni volvió a escribirlo. Pero con paciencia y tesón fueron gestándose otros libros que esta vez sí, se publicaron, libros con sus amigos poetas, a los que se unieron nuevos nombres. Añoranza y Bubisher fueron las primeras antologías de poesía saharaui en español en ver la luz. En julio de 2005, el grupo de poetas se constituyó tras su primer congreso, bajo el nombre de Generación de la Amistad. A partir de entonces nuevos poemarios y proyectos en solitario, a los que también se había incorporado Bahia.

Y llegó su primer libro de poesía en solitario “Versos refugiados”, en 2006. Por fin se sentía resarcido de la pérdida deáaquel. Y siguió empeñado en escribir más poemas, se lanzó a escribir relatos y empezó a investigar, sobre el español en el Sahara, sobre literatura saharaui, sobre la poesía en hasania o sobre aquella generación de los años 70, la generación prodigiosa, aquellos jóvenes que encabezaron la revolución saharaui.

Así con los años se han ido poniendo las bases de una incipiente literatura saharaui en español, que se va haciendo su hueco en diferentes países y ámbitos, como el universitario, el solidario, o el de la literatura africana. Por desgracia, el conflicto del Sahara también afecta a esta literatura, ignorada por los organismos oficiales, incluidos los organismos difusores del español, como el Instituto Cervantes. En los ámbitos donde aparecen los escritores marroquíes se ha cerrado sistemáticamente las puertas a los saharauis, y no precisamente por falta de calidad. Este “apartheid” se ha empezado a romper con la presencia de escritores saharauis en la Biblioteca Africana de la Biblioteca virtual Miguel de Cervantes.

Es ya tiempo en que Bahia y todos sus compañeros, las voces que han ido surgiendo y los que esperamos que surgirán, den el salto de ser “sólo escritores saharauis”, a ser considerados simplemente escritores, con sus peculiaridades y sin olvidar nunca de donde vienen, eso es algo que no pueden abandonar. Y el salto a la literatura, digamos “comercial”, que las editoriales se interesen por ellos, a no ser una rareza, sólo estudiada por universidades y seguidos tan solo por los afines a la causa saharaui, debe estar al llegar. Interesar a cualquier lector supone que el Sahara llegue más lejos, y los saharauis tienen gran cantidad de cosas que contar y mucha necesidad de contarlas.

El libro perdido de Bahia se ha visto compensado al final por muchas otras publicaciones. El pasado agosto terminaba un libro dedicado a su madre y maestra, su fuente de inspiración y uno de los grandes amores de su vida. La editorial Sepha se interesó por él, y en un tiempo muy breve el libro estaba en la calle.

“La maestra que me enseñó en una tabla de madera”, además de un homenaje a la madre, y a la gran madre arrebatada, el Sahara, es un homenaje al libro perdido, a tantos libros saharauis aún por editarse, a aquellos que no verán nunca la luz, a los saharauis que escriben desde los campamentos, a pesar de las titánicas dificultades, a los jóvenes que sueñan con escribir, a los saharauis de las zonas ocupadas que se empeñan en aprender en español para que su Historia no se tergiverse, a los saharauis que leen con placer las obras de sus compatriotas. Hermanos, va por todos vosotros. CONCHI MOYA, HAZ LO QUE DEBAS.

“La maestra que me enseñó en una tabla de madera”

Autor: Bahia Mahmud Awah

Editorial: Sepha

www.editorialsepha.com

Colección Sinceros a la izquierda

Nº de páginas: 126

Tamaño: 13 x 20 cms. con solapas

PVP 8€ (IVA incluido)

Se puede comprar en:

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/prd/466/la-maestra-que-me-enseno-en-una-tabla-de-madera

Librerías donde se puede adquirir:

http://www.editorialsepha.com/n/len/0/ap/3/librerias-donde-estamos


0 comentarios: