Frances Ha, toda una "joyful girl"

2:57 a. m. Conx Moya 0 Comments


Hay milenios en los que nada sale bien. Descubres que eres una medianía en aquello que adoras hacer, que tu amiga del alma empieza a seguir un camino muy diferente al tuyo, que no tienes un duro, que eres una “espanta-citas” un desastre con los chicos, que la relación con tu amiga del alma acaba por estallar, que tu futuro adquiere un color muy gris tirando a negro, y lo peor, es que nada parece que vaya a mejorar…  Te echan del trabajo, no tienes dinero para pagar el alquiler, es difícil caer más bajo. A pesar de todo decides seguir hacia delante, no rendirte, no dejar de sonreír y seguir luchando.
De esto más o menos va Frances Ha, comedia estadounidense de bajo presupuesto y en blanco y negro, que retrata la vida en Nueva York de una joven a la que parece que nada le sale bien, pero que a pesar de todo no consiente desanimarse. Todos hemos pasado por esos momentos en los que nada parece funcionar, en los que andamos confundidos y nos sentimos solos, en los que todas las puertas se cierran y no sabemos por donde tirar.
Frances tiene 27 años; ha acabado la carrera y ya es vista como una anciana por los estudiantes; quiere dedicarse a la danza pero no consigue más que empleos temporales como suplente en una compañía pequeña; su amiga del alma se va a vivir a otro barrio y se echa novio, rico para más señas. Frances tiene problemas para pagar el alquiler compartido, no tiene un duro y sus padres apenas pueden ayudarle; tiene una gran dependencia emocional de su amiga, y la seguridad que le ofrece su amistad se desmoronará cuando ambas se distancien.
Sin dramas, depresiones ni malos rollos, Frances encara sus problemas y poco a poco encuentra soluciones y empieza a encauzar su vida. Las dificultades y la soledad harán que empiece a descubrirse a sí misma y a buscar su propia identidad. Divertida, positiva, espontánea, desordenada, caótica, luchadora, Frances está interpretada de manera deliciosa por Greta Gerwig, actriz y guionista estadounidense, que coescribe y protagoniza esta comedia, dirigida por Noah Baumbach, su pareja en la llamada vida real.
La película recorre diferentes escenarios de Nueva York, lejos de las vistas típicas y tópicas, aunque las peripecias de Frances también la llevan a Sacramento (California) e incluso París, en ese solitario viaje al que llega tras una cena un tanto delirante. En definitiva una curiosa película sobre una auténtica “Joyful girl”, como decía Ani Difranco en su canción. Ah, y de la banda sonora destaco la canción de Bowie 'Modern love', que brilla en una potente escena en la que Frances corre que se las pela por las calles de Nueva York espoleada por esta melodía...