Hermanos Pizarro

6:48 p. m. Conx Moya 0 Comments

Los descubrimientos más interesantes se producen siempre de las maneras más insospechadas. Lo reconozco no tenía ni idea de quiénes eran los Hermanos Pizarro. Nos acercamos el viernes 18 de octubre arrastrados por el magnetismo de la propuesta murciana de Crudo Pimento. Habíamos visto que también estarían los Hermanos Pizarro, pero no sabíamos si tocaban, contaban chistes o nos ofrecerían espectaculares coreografías. Y el caso es que tampoco me dio por buscar...
La cosa resultó sorprendente: un dúo de pinchadiscos que nos deleitaron durante más de una hora con una selección de “arqueología musical” y melodías de los años treinta, cuarenta y cincuenta. Música afroamericana, europea, norteamericana, caribeña, hawaiana, sudamericana, impresa en placas de pizarra ¡atiza!, las más antiguas, o en discos de caucho y vinilo, muchas veces a 78 r.p.m., otras a 33.
Mirando hacia la cabina de los pinchas me pareció ver al mítico Galactus de Mondo Brutto y a un antiguo compañero de facultad (años 90) que también militó en varias bandas de rock de la época. Sin embargo, después de casi restregarme los ojos (y menos mal que no lo hice porque los llevaba pintados con ganas) decidí que estaba imaginando cosas raras.
Como me explicaron, los Hermanos Pizarro tienen un programa en Radio 3, Melodías Pizarras, del que tampoco, de nuevo lo confieso, tenía idea… He encontrado que hasta la prestigiosa revista Esquire, en su edición española, les dedicó un reportaje. Me lo voy a leer completico para subsanar tan malsano error.
"Los hermanos Marciano, Bienvenido y Longino Pizarro (alias artísticos) sólo salen del torreón familiar, una vez a la semana, para grabar Melodías pizarras. Estos tres “caballeros solteros de mediana edad” –en su propia definición– acuden al estudio de Radio 3 con sus antiguos discos de pizarra de 78 rpm, condición sine qua non que cumple toda la música que suena en su programa (junto con la de ser española o latinoamericana). “Desde pequeños hemos estado expuestos a los discos de pizarra que ponía nuestro padre Plutarco y no conocemos más del mundo exterior que lo que cuentan las letras de esas canciones”, cuenta Longino. Los Pizarro aborrecen la música actual (“he escuchado algo y es como el pito de la telefonía portátil ésta sin hilos”, reconoce Marciano), y defienden el foxtrot, el swing o la rumba de intérpretes como Bonet de San Pedro, los Lecuona Cuban Boys o La Orquesta Gran Casino: “Están grabados con medios muy precarios, pero suenan más contundentes que los de ahora”, opina Bienvenido: “Y lo mismo pasa con las letras: el uso del idioma es brillante, y más teniendo en cuenta el nivel cultural de entonces. Ahora hay licenciados universitarios que dicen que cantan en inglés porque el español no es un idioma musical... y te quedas con los ojos como platos”. Son arqueólogos de la música española de los años 20 a los 40, poco estudiada y peor conservada: “Recurrimos a traperos, mercadillos, chamarileros, anticuarios... Pero están surgiendo mecenas, fans del programa que nos regalan discos”.
Hay quien dice que tras los alias pizarristas se esconden tres habituales de fanzines y grupos; los mismos que bajo los nombres de Profesores eméritos Murky, Galactus y Serenidade, organizan las sesiones Musical Geographic, pero lo niegan: “Les respetamos, pero sus gustos difieren de los nuestros, porque ponen música extranjera y van de intelectuales”, sentencian antes de volver a encerrarse entre montañas de polvorientas y deliciosas placas de pizarra".

0 comentarios: