Va-ca-cio-nes-San-ti-lla-na

12:01 a. m. Conx Moya 0 Comments



Derretidos, derrengados y agotados por las altas temperaturas y un año más que intenso, cogemos las tareas que nos quedan pendientes, las lanzamos al aire (cual colegiales con sus libros a final de curso) y las pateamos bien lejos con una chilena que ni Hugo Sánchez. Nos piramos hasta septiembre; ¿os ha quedado algún suspenso? Feliz verano, chavalería.
¡Qué curso este 2014-15!
En estos doce meses han pasado un montón de cosas que he intentado reflejar en el blog ‘Haz lo que debas’. Un revoltijo donde cabe de todo, todo lo que me apasiona y por lo que siento curiosidad, bueno no todo porque no tengo tiempo ni fuerzas para tanto como me gustaría ver, hacer o aprender. Un blog para ordenar mi caos y quitarme un poco la espina de periodista que sigo teniendo clavada, donde hay fotografía, cocina, los rincones que me gustan, mi omnipresente Sahara, magníficos ilustradores, reflexiones, cine, literatura y siempre mucha música y conciertos.
Estoy muy orgullosa de mi colaboración mensual en la revista peruana Discos y otras pastas, de mi estimado Henry Flores; he disfrutado del Club de lectura de La Central en los gabinetes de invierno y primavera, dirigidos por Jesús Casals; me embarqué en el crowdfunding y edición de mi novela ‘Sin pedir permiso’, y ahí seguimos todavía, ya más cerca de la meta; disfrutamos en la Sala el Sol del rock sencillico y del bueno de la banda Natural Child; Bahia Awah y yo hemos editado un pequeño libro ‘Cuentos saharauis de mi abuelo’, con una maravillosa ilustración de portada realizada por Carmen García; por fin pude ver ‘Radio Encubierta’, sobre aquellos pirados de los 60 en sus locas estaciones de radio; hemos asistido a diferentes proyecciones de la película ganadora del FiSahara 2014 ‘Legna, habla el verso saharaui’, además de entrevistarnos con sus directores; he colaborado con el Blog de El País ‘¿Y dónde queda el Sahara?’; he podido saludar a escritores preferidísimos como Hanif Kureishi, Carlos Zanón, Kiko Amat o Ben Brooks; gracias a Annalisa Marí Pegrum he descubierto que sí hubo mujeres en la Generación Beat; despedí a Eduardo Galeano; sentimos el orgullo de los oprimidos, “lesbians, gays and miners” con la emocionante ‘Pride’.
Este curso he comprendido que nunca se debe subestimar el poder de un escritor gracias a Liam Neeson y ‘En tercera persona’; hemos vivido el rock hasta el fin con los Flamin’ Groovies; sentido la agonía de la creación viendo ‘Whiplash’; pensado en lo que tenemos encima con la peli francesa 'Dos días, una noche’; hemos vuelto a sentir escalofríos con Crudo Pimento y su apisonadora metalera; disfrutamos el mainstream refinadamente perverso de ‘Perdida’;  nos acecharon escalofríos, gin tonic, intensidades durante el concierto de Micah P. Hinson un 15 de mayo en Madrid; me enamoré de los vampiros afortunados en el amor de ‘Sólo los amantes sobreviven’; he disfrutado a tope con Mark Ruffalo, la bonita historia y la dulce música de ‘Begin again’, una peli bonica del tó; celebramos los 30 años de Petisme en la poesía; la metralleta sesentera de The Len Price 3 nos calentó en pleno diciembre; me hicieron llorar los afanes temibles y obsesivos del siempre presente Antonio Vega, en ‘Tu voz entre otras mil’; ahhhhhhhhhhhhhhhhh, con Spandau Ballet, disfrutamos de un revival quinceañero; gracias ‘Baroja con abrigo’ y ‘Kafka con sombrero’, reflexionamos con Jesús Marchamalo y Antonio Santos sobre autores, cubiertas, portadas y bibliotecas; he disfrutado de las maravillosas ilustraciones de Roberto Maján y de su amabilidad; me he enorgullecido de estar irremediablemente perdida por la música leyendo a Giles Smith y su ‘Lost in music’; celebramos el día de la coronación pasando de realezas y volando con la poesía de las maravillosas Laura Casielles y Martha Asunción Alonso; estuvimos de nuevo en un concierto The Jon Spencer Blues Explosion, con mucha nitroglicerina y goma 2; acudimos con amigos saharauis a la presentación en Madrid de la última novela de Yasmina Khadra ‘A qué esperan los monos’ y hubo completo feeling con él; estuvimos con Carlos Pardo en la Cocina del Escritor y reseñé ‘El viaje a pie de Johann Sebastian’ (tras borrar por error todas las chulísimas fotos que le hicimos, buahhh); gracias a ‘Sin pedir permiso’ visité los estudios de Onda Madrid, pasando una tarde inolvidable los amigos de Aquí no hay playa y me entrevistaron en CDS Radio Show
Saludamos por fin a nuestro admirado Carlos Azagra en la presentación del recetario con viñetas ‘Estoy hecho un cocinicas’; con Paloma Díaz Mas pasamos una tarde muy agradable hablando de gatos; acudimos con The Weathermen a tomar Madrid en la presentación de ‘Días de fuga’; charlamos con Rafael Reig sobre los que no hicieron la transición, tras leer ‘Un árbol caído’; vimos a Alberto García-Alix en su exposición ‘Autorretrato’ en el Círculo de Bellas Artes; coincidimos con Pilar Adón en que “la retirada no es una opción” en la presentación de su poemario ‘Mente animal’; presentamos en Zaragoza, junto a Ali Salem Iselmu, su libro de relatos ‘Un beduino en el Caribe’; visité Alicante para hablar de literatura saharaui de resistencia; paseamos por Pastrana y por Granada, buscando rincones y establecimientos especiales; imaginé el 33 de Caravaca de la mano de los Tea Baggers; disfrutamos de la doble o triple intensidad de los australianos Money for rope; recordamos el Peligrosamente juntas de Marisol Galdón e Inka Martí, cuando la tele aún merecía algo la pena.
Y aquí escribimos sobre todo ello.
Nos vemos en septiembre.

0 comentarios: