Shukran aleikum

8:57 p. m. Conx Moya 5 Comments




Uno de los aspectos inesperados, pero sin duda muy gratificante, de escribir blogs es la cantidad de gente interesante que te encuentras en el camino. De Poemario por un Sahara Libre, programa de radio libre desde 2001, y blog desde 2004, han salido otros blogs sobre cultura, literatura y poesía que hacemos o en los que colaboramos. Porque el tema del Sahara Occidental es tan amplio y apasionante, que además de las vertientes política, histórica, social y diplomática, la cultura saharaui, tan rica y en grave peligro, es un aspecto que no podíamos olvidar. Ni dejar de tratar, con mayor o menor fortuna, pero siempre con ganas de aprender, incluso sorprender y mostrar cosas nuevas a ese enorme mundo formado por personas, saharauis o no, que piensan prácticamente todos los días de su vida en el Sahara.

Y así surgió Haz lo que debas, donde iba plasmando en solitario pensamientos, relatos y reflexiones que me interesaba, pero que no tenían cabida en Poemario ni tampoco en los otros blogs de cultura saharaui hecha por saharauis. Convivir con los “hijos del sol y el viento” hace que escuches cada día fascinantes historias, tragedias desgarradoras, anécdotas divertidísimas, pura vida de personas que sufren con la mayor dignidad un enorme drama de proporciones históricas. Hace mucho que uní mi existencia a los saharauis, aunque con todos los respetos, porque esta calamidad que cayó sobre sus vidas en 1975 la sufren ellos, y por mucho que lo sintamos nunca puede ser igual. A mí no me han bombardeado, ni me han detenido, ni me han arrebatado todo, ni he tenido que exiliarme, ni mi existencia pende de un hilo esperando que la comunidad internacional imparta de una vez justicia.

Los relatos de Haz lo que debas están inspirados en historias que escucho a Bahia y a muchos otros amigos saharauis. No tenían mayor intención hasta que uno de esos amigos que se hacen “por blog”, Toni Guirao, me dejó un alentador comentario que me animó a hacer algo más con ellos. “Este es el lugar por donde pasearías, una maravilla por donde se debe ir alguna vez. Es uno de aquellos rincones por donde encuentras las esencias de todo aquello por lo que luchas. Es como aquella librería a la que irías si buscaras un libro muy especial”. Después de meses, finalicé “el libro”, palabra que me suena muy grande, de título Delicias saharauis. Lo titulé así porque en él recojo aquello que más me ha llegado de estas gentes. Salió modesto, no es perfecto, ni está bellamente maquetado, es humilde y autoeditado en Bubok, que nos ofrece a los que estamos fuera del circuito literario cumplir un sueño.

Una vez lo di por terminado pedí ayuda para el prólogo a Antònia Pons, del blog Sahara Ponent. Antònia es una amiga del pueblo saharaui que lleva muchos años en la lucha, desde el movimiento asociativo, como madre acogedora, como activista solidaria, y desde sus blogs como escritora de bellísimos relatos sobre la familia de su hija Lab, la primera niña saharaui, ya una mujer, que acogió en un verano de Vacaciones en paz. Los relatos de Antònia llegan muy dentro, porque creo que entiende como pocas personas la esencia de los saharauis, esa de la que aún no me he impregnado del todo, pero que durante estos años voy vislumbrando en nuestras vivencias diarias. Creo que Antònia los comprende muy bien, y en un ejercicio de empatía asombrosa, es (no se convierte en) mujer, niña y abuela saharaui a través de las historias que nos cuenta. Antònia me ha regalado el prólogo y una serie de emocionantes comentarios que me han hecho reflexionar mucho.

Y ahora otro de esos amigos de blog, de los que aprendo, con los que me entretengo, que han hecho que cada día vaya a buscarlos para leer lo nuevo que han escrito, y que en cadena me han hecho conocer otros blogs, Fran O. Campillo, también dedica a Delicias saharauis unas palabras que emocionan. Fran, que camina todos los días por el desierto, consigue además con su blog llevar el asunto saharaui, de manera concisa y amena, pero con rigor y sin faltarle un dato, a un enorme universo bloggero, fuera de los cauces habituales del mundo solidario-saharaui, con lo que aumentan los amigos y conocedores de la causa, haciendo de forma constante y callada una labor importantísima por esta causa tan justa.

No puedo más que decir GRACIAS AMIGOS por el apoyo y la difusión de esta colección de historias, que no son más que vivencias, imaginación y sentimientos. Y sí, en noviembre tenemos que conocernos, Inchalá, y a ver si fuera para celebrar que los saharauis en el exilio tienen que bajar para el ansiado referéndum. ¿No sería bonito hacer este año la manifestación anual para celebrarlo? Espero conoceros y de corazón siento que me espera pronto un té en el Sahara con los míos y vosotros, que sois míos también.

Y mi agradecimiento además para la estupenda Luisa de Bubisher, a la que sí conozco, y al querido poeta Franciso Cenamor, del espléndido Asamblea de palabras, un artista solidario y comprometido como pocos. Los dos nos han dedicado también un hueco en sus espacios.

5 comentarios: