Las treinta y dos batallas de Aminetu Haidar

6:24 p. m. Conx Moya 2 Comments



El nombre de Aminetu Haidar, que nunca perderá actualidad, estuvo presente en varias de las ponencias de las IV Jornadas de las Universidades Públicas Madrileñas sobre el Sahara Occidental, que se desarrollaron este año entre el 26 y el 29 de mayo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

El espíritu de Lanzarote y el factor Aminetu fueron considerados en las conferencias por varios de los participantes como un elemento fundamental y de cambio en el conflicto del Sahara Occidental en este último año. Gaspar Llamazares, portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, quien participó un año más en la mesa política, indicó que el caso Haidar era el factor de cambio en el último año, ya que puso en evidencia la crisis de la política del actual gobierno español de mantener el doble lenguaje del derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui y el apoyo a las tesis marroquíes. Esta “ambigüedad calculada” fue puesta en entredicho por lo ocurrido en Lanzarote el pasado 14 de noviembre (¿casualidad en la fecha?) de 2009, con los sucesos que destaparon la verdadera política exterior española, volcada hacia Marruecos y asumiendo un papel de subordinación al gobierno marroquí en una cuestión en la que España tiene todavía mucho que decir. Sin embargo el caso Haidar ha demostrado, en palabras de Llamazares, un aspecto positivo, la acción colectiva, comprometida, arriesgada y el apoyo de la opinión pública se convirtió en un boomerang contra ambos gobiernos, marroquí y español, y puso en evidencia su actuación y sus maniobras.

He querido reflejar estas palabras de Gaspar Llamazares, con las que estoy muy de acuerdo, y acompañarlas con las palabras de Diego Camacho (Coronel de Infantería retirado) y Fernando Peraita (presidente de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Sevilla). Diego Camacho trabajaba en la Embajada Española en Rabat en 1990, año en que tres activistas saharauis de los territorios ocupados se encerraron en dicha embajada, territorio español, uno de ellos el conocido defensor saharaui de derechos humanos Hmad Hamad. Los tres acabaron siendo entregados a las autoridades marroquíes, pero esa es otra historia a la que volveremos algún día. Camacho animó a los saharauis y el movimiento solidario a seguir dando a conocer a la opinión pública internacional las violaciones de derechos humanos contra la población civil saharaui y los defensores de derechos humanos. En concreto habló de que deben redoblarse esfuerzos para hacerlas llegar a la opinión pública estadounidense, muy sensible a este tipo de violaciones de derechos humanos. A esto apunto yo que también sería importante hacerlo llegar a la sociedad civil francesa, muy activa en esta materia. Probablemente si llegamos a calar en la sociedad estadounidense y francesa, lograremos que presionen a sus gobiernos, no ya cómplices, si no instigadores del dictador marroquí.

Fernando Peraita, presidente de la AAPS de Sevilla y miembro activo en aquellos días de la plataforma Todos con Aminetu, reiteró que el gobierno español no fue engañado por el marroquí en el caso Aminetu, si no que fue cómplice de su deportación ilegal a España. Luego el problema se complicó porque no esperaban, como dijo Moratinos en aquella infausta rueda de prensa elevando el tono más allá de lo aconsejable, que la activista saharaui dijera no a la residencia, no a la nacionalidad española y no “al chalet” con el que finalmente, en un acto de bajeza sin igual, querían comprarla.

Pero el desastroso ministro español de Exteriores, Miguel Angel Moratinos, sigue tergiversando lo ocurrido en aquellos treinta y dos días. El pasado 18 de junio se sometía en el pais.com a las preguntas de los internautas. En respuesta a una de ellas afirmaba: "La crisis más compleja que tuvimos que afrontar fue la huelga de hambre de Aminatu Haidar, ya que todas las ofertas o ayudas que se ofrecían a la citada responsable saharaui las rechazaba sin posibilidad de negociación", intentado dejar una vez más a Aminetu como una caprichosa o una cabezona empeñada en fastidiarle.

Habría que recordar al ministro que ese momento en que él lo pasó tal mal, fue provocado por su irresponsabilidad al aceptar que Aminetu fuera trasladada en contra de su voluntad y de manera ilegal, ya que no llevaba documentación, a un aeropuerto español. Habría que recordarle que si Aminetu aceptaba la nacionalidad española Marruecos no tendría ya ningún problema para no dejarla volver a entrar nunca más en territorio saharaui ocupado, al ser ciudadana extranjera. Habría que recordarle al señor Ministro que Aminetu, como ella misma afirmó, no quiere ser refugiada, no quiere ser española, quiere ser lo que es, saharaui. Y habría que recordarle que si a Marruecos llega a salirle bien la jugada en cualquier momento volvería a actuar igual, deportando a los defensores saharauis de derechos humanos a cualquier aeropuerto de cualquier país del mundo para quitárselos de encima.

Para combatir esa sarta de mentiras del ministro y de otros miembros del lobby pro marroquí, espero que sirva este libro, con título tomado de un artículo del escritor saharaui Abderrahman Budda, “Las treinta y dos batallas de Aminetu Haidar”, en el que intento destapar todo lo que verdaderamente ocurrió aquellos días. En él podéis encontrar la reseña biográfica de Aminetu Haidar, una detallada cronología de la huelga de hambre, los comunicados de la Plataforma Todos con Aminetu que salían de aquel cuarto del aeropuerto de Lanzarote, esclarecedores análisis de Carlos Ruiz Miguel, varios artículos y entrevistas de prensa y poemas y artículos literarios dedicados a la enorme figura de Aminetu Haidar.

Es gratuito, así que os animo a descargarlo. Porque sólo podemos combatir contra las mentiras con la aplastante realidad de los hechos.


“No pudo morder la mentira la geografía inmensa de tus alas blancas”. Zahra Hasnaui

Descargar el libro aquí

2 comentarios: