Blow Away y el amor universal

7:04 a. m. Conx Moya 0 Comments

Ya estaba tardando en aparecer mi querido George Harrison en esta nueva etapa del blog. Se dice que el viejo George escribió esta preciosa canción en un día lluvioso.
En su autobiografía “I, me, mine”, Harrison explicó que la canción surgió en un momento en que dominaban en él sentimientos de melancolía y de insuficiencia, y le sirvió como un recordatorio de que él, de hecho, "amaba a todo el mundo", y debía intentar ser más optimista.
A esto es a lo que llamo yo “amor universal”, no patrocinado por alcohol o sustancias, si no de ese que sale de dentro, porque sí. Esa es una de las cosas por las que George Harrison es tan especial para mí. “My love belongs to who can see it”. Contaba Tom Petty que "George era de esas personas que no te dejaba ir sin antes abrazarte por cinco minutos y haberte dicho cuánto te quería".
Soy asquerosa e irremediablemente de esa cuerda; una tendencia irremediable y peligrosa, que se presta a ser malinterpretada, atrae las hostias, produce las más negras desilusiones. No es cosa de tontos del culo, ni de hippies chiflados. No es cosa de almas cándidas ni de estrellas de mar.
Harrison fue una persona que no sólo sobrevivió a que el amor de su vida se fuera con su mejor amigo (al que consideraba un hermano); además les perdonó, les siguió queriendo y siguió siendo querido por ambos. Por eso, entre otras muchas cosas, yo le tendré siempre en la más alta estima.
Recuperé la canción hace unos años, cuando la fiebre de la película de Scorsese sobre Harrison me hizo devorar todo lo que caía en mis manos sobre el “Beatle tranquilo”. Cuando la escuché supe que la había oído muchos años atrás, mi imaginación me llevo a decidir que la había escuchado en Aplauso, aquel programa mítico que plantó la semilla de la música en mi tierno corazoncico infantil. En fin, adorable,  una de las delicadas preciosidades que dio al mundo el talento y el amor de George Harrison.


0 comentarios: