Hermosos y malditos; Francis Scott Fitzgerald

6:44 a. m. Conx Moya 0 Comments


Quedé totalmente enganchada con Hermosos y malditos, nuevayórica total, flapper fatal, cómo escribían los jodíos; porque para mí, sobre todo este libro, en gran parte va a cuatro manitas, que se sabe que Francis le espiaba los diarios a Zelda... Mucho hay de ella en las obras de él. Aquella relación aciaga que acabó de pena, con las vidas de ambos deshechas. Ese peligroso ni contigo ni sin ti; el éxito chispeante del principio se fue desvaneciendo como las bebidas espirituosas que ambos devoraban y que les devoraron. Llegó el alcoholismo de él y la locura de ella. Los prometedores inicios de su vida en común se convirtieron en jornadas de auténtica pesadilla…
Hermosos y malditos fue su segunda novela, escrita en 1922, durante sus años más felices; sin embargo es prácticamente casi una escalofriante premonición de lo que sería su vida, de lo que llegaría después… De esa literatura para engancharse, paladear y degustar despacito y sin prisa.
Gloria se daba cuenta de que terminaría por olvidar y de que la vida raras veces aniquila, aunque siempre desgasta.
Eternamente nueva, eternamente inútil.
(Gloria) La verdad no me interesa, quiero un poco de felicidad
Haciendo concesiones a los acontecimientos, el tiempo sigue su curso.
Gloria era el fin de toda inquietud, de todo descontento.
Si la verdad es el fin de la vida, la felicidad es uno de sus modos, y hay que amarla y protegerla durante el breve y trémulo momento de su existencia.
Las cosas hermosas crecen hasta cierto punto y luego van a menos hasta que desaparecen, exhalando recuerdos hasta que se desmoronan (...) Tratar de conservar un siglo manteniendo al día sus reliquias es como mantener vivo con estimulantes a un hombre que está agonizando.
Se preguntó por qué invariablemente todo el mundo quería imitar a las personas inimitable.
Anthony pensó en lo moral que seguiría siendo después de que llegara la ola que inevitablemente la apartaría de las playas de la respetabilidad.
Nunca se quiere a las personas que hacen cosas por ti.
Leer reseña:

Un ejemplo de lo que debían bailar los bellos Francis y Zelda en sus locas noches de vino y rosas (HP Lovecraft Cthulhu music ambience 1920s Jazz Playlist Part 1)


0 comentarios: