¡Shabab! El compromiso con su causa de la juventud saharaui impregna el documental ‘Raíces y clamor’

10:37 p. m. Conx Moya 0 Comments

¡Shabab!, ¡qué gusto estar rodeados de jóvenes!, y más aún si es juventud saharaui comprometida con su causa y con su gente.
Fue muy emocionante volver a la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense casi veinte años después de haber finalizado mi carrera, en especial para una cita como la que vivimos el martes 8 de abril en el preestreno de  ‘Raíces y clamor’. En una abarrotada sala de conferencias se dieron cita decenas de estudiantes, autoridades saharauis, miembros de las asociaciones solidarias con el Sahara, personalidades de la cultura, representantes de la comunidad saharaui en la diáspora y de las mujeres y la juventud saharauis. Querría destacar la estupenda noticia que se dio durante la presentación, cómo el Vicedecano de Estudiantes, José Antonio Jiménez de las Heras, viajará al FiSahara representando a la Universidad Complutense.
El documental está compuesto por fragmentos obtenidos de la propia experiencia de la directora, la estudiante saharaui de periodismo Ebbaba Hameida, y supone una exaltación de sus raíces saharauis. Se trata de un trabajo que ha llevado mano a mano con su compañero de estudios Saâd Jebbour, realizador del documental y estudiante de Comunicación Audiovisual, alguien que, de manera circunstancial, es marroquí, “podía haber sido bielorruso”, como se dijo durante la presentación. En ningún momento el equipo del documental quiso cargar las tintas en la nacionalidad del realizador. Como él mismo dijo, irá a los campamentos para participar en el FiSahara, verá la realidad saharaui y luego opinará. Pero no hay duda que la imagen es esperanzadora: dos jóvenes estudiantes, una saharaui y un marroquí, trabajando juntos en un proyecto como este.
En el documental ‘Raíces y Clamor’ se pueden escuchar diferentes testimonios y opiniones de la juventud saharaui que estudia en España, principalmente jóvenes de los campamentos de refugiados que sufren un doble exilio, de su tierra, un Sahara que no han podido conocer y a la vez viven en la diáspora, fuera de los campamentos, en busca de un futuro mejor. Los territorios ocupados aparecen representados en la figura de la joven activista saharaui de derechos humanos Nguia Nguia Mint Mulay Ali (El Hauasi).
Algunas de las frases escuchadas durante la proyección que más me impresionaron estaban relacionadas con la convicción de los protagonistas en que la causa saharaui “condiciona nuestras vidas” o que “la lucha por el Sahara es un deber moral de todo saharaui”. “¿Qué es un saharaui fuera de su causa?”, se pregunta Fati Jadad en el documental. Ella misma responde, “es como una hoja arrancada de su árbol: NADA”. Porque como afirman estos jóvenes estudiantes “podemos andar perdidos pero al final todos volvemos a nuestras raíces”. Destaca en especial esa preocupación por no quedar desarraigados de su tierra y de su gente. Los jóvenes saharauis reflexionan como de pequeños, al estar separados de su familia y de su gente, se encuentran perdidos y desarraigados, inmersos en una sociedad que no es la suya. Pero al final a todos les llega la llamada de su saharauidad, cada uno tiene su momento, pero a todos les llega.
Andrés Arias, Vicerrector de Relaciones Institucionales y Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, destacó el compromiso de la universidad para reclamar al gobierno español que sea firme en sus posturas, sin cejar en el reconocimiento de la independencia del pueblo saharaui.
La Decana de la Facultad de Ciencias de la Información, Mª del Carmen Pérez de Armiñán, fue la primera en tomar la palabra afirmando que para ella el preestreno de ‘Raíces y Clamor’ era un acto “muy satisfactorio y de gran emoción personal”. La decana se congratuló de la realización de este documental, “fruto del trabajo y de la ilusión” de dos jóvenes estudiantes de Ciencias de la Información. De Ebbaba Hameida destacó su “enorme compromiso e inmensos deseos de aprender”. Afirmó sentirse “orgullosa” de cómo los alumnos han logrado sacar adelante este trabajo y destacó el “compromiso y la valentía” del estudiante marroquí Saâd Jebbour.
Por su parte Ebbaba Hameida agradeció a Saâd su trabajo, con el que ha conseguido reflejar todo lo que ella tenía en la cabeza. Destacó que se trata de una práctica de clase, aunque para ella ha sido muy importante, ya que ha logrado plasmar un “sentimiento que tenía dentro”. Ebbaba se quitó la etiqueta de directora del documental, “el que dirige es el pueblo saharaui, nuestra causa”, afirmó. Define el documental como “un compromiso con mi pueblo”, planteado como un diálogo con sus compañeros saharauis para saber lo que ellos sienten. “Veía muy importante transmitir ese sentimiento”. Le alivia ver que ese deseo de hacer cosas por el Sahara lo ve en todos los saharauis. Ebbaba finalizó su intervención transmitiendo un mensaje de futuro: “Somos un pueblo que lucha; nos han criado mujeres valientes y luchadoras y padres maravillosos. No podemos rendirnos, no podemos quedarnos atrás”, concluyó.
Saâd Jebbour, realizador del documental, lo denominó como una auténtica “aventura”, por la falta de tiempo, de medios, a coste prácticamente cero y con material casero. Lo consideró un aprendizaje complementario a lo que se hace en las clases de la universidad. Afirmó que le ha aportado mucho a nivel humano.
El Representante saharaui para España Bucharaya Beyún mostró su agradecimiento a las personas que creen en la causa saharaui, a todos los presentes y a quienes han colaborado en que el documental se hubiera llevado a cabo. Bucharaya afirmó que entiende que Ebbaba ha hecho el documental como un “aporte a su causa”. Recordó que España sigue siendo potencia administradora del territorio, por lo tanto para España el Sahara es una cuestión de “política interna”, no de asuntos exteriores, por ello todos los ciudadanos españoles tienen mayor o menor responsabilidad en la cuestión, y la obligación de reclamar a sus gobernantes que España lidere la búsqueda de la resolución del conflicto. También se congratuló de la presencia de la causa saharaui en la universidad, ya que el Sahara es un tema que ha desaparecido del sistema educativo español.
El productor Nicolás Calvo, de Dajla.org, explicó cómo cuando Ebbaba le expuso su idea, él trató desde su organización de ayudar en todo lo que fuera posible para que saliera adelante. Según Nicolás “los jóvenes saharauis están sufriendo de una doble expatriación y han nacido fuera del Sahara, no conocen su país”. “Su esfuerzo no es un esfuerzo personal, sino que está encaminado a ayudar a su pueblo, más allá de sí mismos”, añadió.
En el exitoso preestreno pudimos ver a un gran número de jóvenes saharauis pertenecientes a la Liga de Estudiantes y otras organizaciones juveniles; miembros de la Oficina de la Comunidad saharaui en Madrid; una nutrida representación del Bubisher, encabezada por el escritor Gonzalo Moure; miembros del movimiento solidario prosaharaui; representantes de las Mujeres saharauis; personalidades de la cultura saharaui como los escritores Bahia Mahmud y Zahra Hasnaui, quien pone voz a los poemas de Ebbaba que abren y cierran el documental; una nutrida representación de la Delegación saharaui para España y al delegado saharaui en Madrid; los profesores Juan Carlos Gimeno y Juan Ignacio Robles, de Antropología en Acción (UAM); el periodista David Bollero, entre otros. Cantidad de amigos con los que da gusto reencontrarse en un acto tan necesario como este. Bienvenidas todas las iniciativas y más bienvenidas aún sin tienen que ver con la juventud y la universidad pública. 



0 comentarios: