Mis palabras en la presentación en Zaragoza de “Un beduino en el Caribe”, de Ali Salem Iselmu

5:33 p. m. Conx Moya 0 Comments



En unos meses se cumplirán diez años del congreso fundacional del grupo de escritores saharauis en lengua española, Generación de la Amistad. Fue en Madrid, un día muy caluroso de julio. Diez años es una cifra redonda; se trata de una conmemoración sin duda importante, que ha dado como fruto multitud de charlas, actividades, artículos, conferencias, acciones y algo muy importante y novedoso para una cultura netamente oral como es la saharaui, la publicación de libros. En verso y en prosa, en formato de antologías, en solitario. Acompañados de maravillosas ilustraciones (poemario “Um Draiga en el que tanto tuvo que ver la asociación que nos acoge en estas jornadas); como homenaje al español, la segunda lengua de los saharauis (la antología de relatos ‘Don Quijote, el azri de la badia saharaui’), como apoyo a sus compatriotas de los territorios ocupados (Aaiun gritando lo que se siente o La primavera saharaui); como homenaje a su idiosincrasia y tradiciones (“Ritos de jaima” o “La maestra que me enseñó en una tabla de madera”).
Esta tarde tenemos el placer de reunimos en Zaragoza para celebrar el nacimiento de uno de esos libros, escritos para apoyar la causa saharaui desde la vertiente cultural y literaria, escritos para denunciar la invasión y el expolio de su tierra, escritos para ayudar a paliar el desarraigo que el exilio y la ocupación ha producido en las generaciones saharauis más jóvenes.
Celebramos el nacimiento de un nuevo libro de la Generación de la Amistad, de la mano de unos amigos y compañeros de causa, la asociación Um Draiga, amigos del pueblo saharaui de Aragón. Quiero enumerar los libros editados por ellos, lo que les convierte en la asociación solidaria que más ha apoyado a la literatura saharaui en español, en un fenómeno que les ha convertido en editores de varios volúmenes y un soporte imprescindible para los escritores saharauis y que ha unido a Um Draiga, para siempre, con la literatura saharaui. Las antologías “Um Draiga” y “La fuente de saguia”, y dos libros de Ali Salem Iselmu, “La música del siroco”, que tuve el honor de prologar, y el libro que nos reúne esta tarde “Un beduino en el Caribe”. Se trata de una deliciosa colección de relatos sobre el exilio, el desierto, Cuba, el desarraigo, la vuelta a las raíces, el amor, la amistad, la pérdida. Son relatos llenos de nostalgia, esperanza y convicción, desde la mirada sorprendida de un niño del desierto que recala en la exuberante Cuba y de un nómada que lucha contra el desarraigo del exilio volviendo la vista a su milenaria cultura.
Creo firmemente en la importancia de que sean los propios saharauis, en el idioma que ellos decidan, quienes cuenten sus historias y reflejen su sentir ante la dura realidad de la que son protagonistas. “Para que los saharauis dejen de ser imaginados por otros”, dijo Limam Boicha. Yo me uno a sus palabras y agradezco a los escritores saharauis estos años de amistad, lecturas y actividades compartidas en las que he aprendido tanto.
La publicación de estos libros por parte de los escritores saharauis es, según ellos, una forma de devolver a su gente la formación que se ha ofrecido a tantas generaciones de saharauis, una forma de devolver lo recibido para que revierta en el pueblo. Una lucha cultural para acompañar la acción solidaria, diplomática, jurídica o política. Una forma de luchar a través de las palabras, “a veces más certeras que las balas”.
Gracias Ali Salem por acercarnos con tus relatos vuestra amada cultura, por aumentar con tus poemas nuestras ganas de luchar. Gracias Um Draiga por estos años de acompañamiento y apoyo. Y como decimos siempre, SEGUIMOS.

Conchi Moya.

*El libro se presentó en el Centro Social Librería La Pantera Rossa, de Zaragoza. 12 de diciembre de 2014.


video