Concierto de Chris Robinson Brotherhood en Madrid, lucidez y estilo para una noche de lunes

11:09 a. m. Conx Moya 0 Comments



(11/03/2018) Madurar es llegar tarde a un concierto de Chris Robinson, situarte en un lugar lejano donde ves el escenario con dificultad y que te dé igual. Se ve que no he madurado lo suficiente porque sí que me importó. Mucho. Me pasé toda la primera parte del concierto con un soberano disgusto. Frustraciones personales aparte, pocos artistas pueden lograr sacarnos de casa un lunes por la noche. Chris Robinson Brotherhood es uno de ellos.
La banda del que fuera líder de los míticos Black Crowes brilla especialmente en el directo. No es casualidad que no hayan grabado apenas videoclips de sus temas y que casi todo lo que podemos encontrar sobre ellos en internet son grabaciones en directo, no sólo de sus incontables conciertos, sino también de numerosas actuaciones en radios, televisiones e incluso en establecimientos.
Las actuaciones de Chris Robinson Brotherhood se remiten a salas de tamaño medio, en Madrid tocaron en la Sala BUT, con todas las entradas vendidas días antes. No sé qué sucedió en la otra ocasión en que visitaron España, pero esta vez flotaba en el ambiente bastante expectación y ganas de ver a una banda formada en 2011 y compuesta por Chris Robinson, voz y guitarra; Neal Casal, guitarra principal; Adam MacDougall, teclados; Tony Leone, batería desde 2015 cuando sustituyó a George Sluppick, y Mark Dutton “Muddy” al bajo. Sus músicas de referencia son el blues, la psicodelia y un más que evidente toque sureño siguiendo la estela de The Black Crowes. Se les etiqueta además como Jam band, en la línea de grupos como Grateful Dead o The Allman Brothers, haciendo gala de una refrescante libertad y expansión en el desarrollo de unos temas de larga duración en los que destaca la parte instrumental por encima de las letras.
En la actuación del pasado lunes 5 de marzo, el guitarrista Neal Casal vestía una camiseta de Jerry García, según he podido apreciar en uno de los videos que el público ha subido a la red. Sin duda, toda una declaración de intenciones de un guitarrista muy brillante, que protagonizó algunos de los mejores momentos de la noche, logrando varias ovaciones del entregado público que abarrotaba la sala. En la banda también adquiere un gran protagonismo los teclados “vintage” en la mayoría de los temas.
El concierto se abrió con un rock de corte clásico, “Seven Nights To Rock” y a lo largo de casi tres horas sonaron canciones como las maravillosas “Behold the Seer”, “New Cannonball Rag”, “The Herald Hermit Speaks” (con fraseos que me recuerdan a Dylan), “Rosalee”, “Good to know” o “Narcissus Soaking Wet”. El formato de las actuaciones en esta gira incluye dos extensas partes, divididas por un descanso de unos veinte minutos.
En la actuación de la banda también hubo lugar para versiones, uno de los platos fuertes de Chris Robinson, como es el caso de su deliciosa revisitación del “It's All Over now Baby Blue” de Bob Dylan o del “Watching the Wheels” de John Lennon (como curiosidad, en el primer disco de los Black Crowes incluían el Jelous Guy de Lennon). En Madrid nos ofrecieron “Loving cup” de los Rolling Stones, que ya interpretaban en la época de los Black Crowes.
Chris mantiene con su nueva banda elementos que ya usaba en sus directos con los cuervos negros, como el escenario cubierto de alfombras y el incienso. Numerosos bastones fueron prendidos en la segunda parte, aunque a nosotros no nos llegaba su aroma, allá en la lejanía en la que nos encontrábamos. Un magnífico juego de luces completaba la elegante escenografía.
En definitiva un más que satisfactorio concierto de un músico al que queremos y con el que hemos crecido musicalmente. Le vi por primera vez en 1995 en el desaparecido Pabellón del Real Madrid durante la gira de Amorica, aunque les seguía desde el disco de debut “Shake Your Money Maker” (1990).
Nos alegramos de la lucidez y buen estado de forma de un músico que ha liderado una banda ya considerada clásica, como fueron los Black Crowes. Se agradece que haya emprendido el camino correcto para continuar con acierto su carrera musical. Chris Robinson ha dado con la tecla, lo que nos llena de satisfacción.



0 comentarios: