"Dakhla Festival Morocco". Las contradicciones de Ojos de Brujo y Fabricantes de Ideas

7:04 a. m. Conx Moya 0 Comments




Desde hace tres años Marruecos celebra en la ciudad ocupada de Dajla (antiguo Villacisneros) el llamado “Dakhla Festival Morocco”. Dicha denominación debe precisarse. La ciudad de Dajla no forma parte de Marruecos, si no que es territorio del Sahara Occidental ocupado ilegalmente por Marruecos, tras la retirada de España en 1975 sin haber concluido la descolonización del territorio.

Se trata de un festival "patrocinado" por el propio Mohamed VI y la llamada "Asociación Mar y Desierto", de la que es presidente el gobernador de la denominada regiónn “Oued Eddahab Lagouira” (zona sur del Sahara Occidental)

El Festival forma parte de una serie de festivales “trampa” que, con la excusa de la música, el cine o la cultura, Marruecos utiliza para reivindicar la “marroquinidad” del Sahara y como contrapunto a exitosas iniciativas culturales saharauis en los campamentos, que cuentan con el apoyo de conocidas personalidades del mundo artístico. Es el caso del “Festival de Cine de Dakhla”, celebrado en la ciudad ocupada en mayo de 2009 coincidiendo con la 6ª edición del FiSahara, el festival de cine que se celebra en los campos de refugiados de Tinduf; o el festival cultural de El Aaiun, celebrado en 2009, que intentaba contar con figuras internacionales del espectáculo y se tuvo que conformar con la presencia de Rosa López y Rafael Amargo, su promotor es Pepe Muñoz, hermano del aventurero Kitin, gran impulsor de otro festival tramposo, el de Tan Tan, que se celebra, este sí, en territorio del sur de Marruecos, donde la población mayoritaria por cierto es saharaui.

Estos festivales se utilizan como coartada cultural dentro de territorio ocupado por un régimen que incumple las resoluciones de la ONU, persigue a los defensores saharauis de derechos humanos, viola sistemáticamente los derechos de la población civil saharaui en las zonas ocupadas, incluidos niños y ancianos, mantiene numerosos presos políticos saharauis encarcelados por motivos de opinión y está en el punto de mira de numerosas organizaciones internacionales.

Este año participa por primera vez un grupo español, y precisamente es Ojos de Brujo, conocido por su compromiso con numerosas causas de todo el mundo, y que incluso ha participado en diferentes iniciativas a favor de la independencia del pueblo saharaui. Es difícil así entender su presencia en el denominado “Dakhla Festival Morocco”. La banda acude de la mano del colectivo Fabricantes de Ideas, dedicados a “difundir la diversidad y pluralidad cultural” con muchas conexiones musicales y culturales con Marruecos. En la edición de 2009 la Fábrica de Ideas participó en el “Festival de Dakhla” con un grupo de dj’s marroquíes. Curiosamente este colectivo estuvo presente en el primer Festival de Música en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf en 1998.

La presencia de Ojos de Brujo en este festival ha causado indignación entre los saharauis y el movimiento solidario. La cantante Mariem Hassan, que actuará en marzo en Australia junto a la cantante de Ojos de Brujo, ha emitido un comunicado de repulsa por esta incomprensible connivencia con la ocupación del Sahara Occidental.

Y es que la celebración, participación y promoción del denominado “Festival de Dakhla” es éticamente reprobable y condenable por el derecho internacional, al ser un evento que contribuye a perpetuar una situación injusta e ilegal, y a expoliar los recursos naturales saharauis, utilizando el turismo y la promoción cultural como cortina de humo sobre lo que ocurre en la ciudad y en el Sahara ocupado.

Precisamente esta polémica coincide con la publicación de un informe de los servicios jurídicos del Parlamento sobre la ilegalidad del acuerdo de pesca de la UE con Marruecos en aguas del Sahara Occidental. Participar en “negocios culturales” con el ocupante marroquí en las zonas ocupadas no parece una buena idea si se pretende conjugar música y compromiso. Estas extrañas contradicciones acaban pasando factura.

0 comentarios: