Fascinante

1:45 p. m. Conx Moya 0 Comments


Una interesante entrevista a Ranulfo Romo, Investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, que estudia las bases neurobiológicas de la toma de decisiones. La entrevista aparece hoy en ABC y es de la periodista Pilar Quijada.
Para alguien que se considere la reina de la indecisión, este tema resulta muy interesante. ¿Es tan determinante en realidad?, ¿podemos quitarnos la angustia por las decisiones tomadas echándole la culpa a las neuronas?; al fin y al cabo ¿las neuronas no son también una parte de nosotros mismos?
Pego este extracto.
-¿Cómo sabe una neurona lo que es más importante? ¿Tomamos nosotros esa decisión o es una ilusión y en realidad la toman nuestras neuronas?
-Es una ilusión creer que somos dueños de nosotros mismos y que tenemos control en la toma de decisiones. Quienes toman las decisiones son los circuitos neuronales, que en su trabajo por detrás del nivel de consciencia hacen estas operaciones y finalmente mandan una decisión para que creamos que la hemos tomado nosotros. Es cierto que parece que hay un tiempo muy corto, donde interviene la consciencia, y se puede vetar esa decisión. Pero es muy corto, y ahí intervienen mucho los sistemas de educación familiar, que nos hacen ser prudentes. Porque tomar una decisión tiene muchas consecuencias para bien o mal. Y detrás están todos los valores, y tenemos circuitos que le dan valor al contenido de una decisión. Hay decisiones fáciles, difíciles y otras imposibles, pero hay que hacer algo siempre. Aunque sea no hacer nada, que ya es una decisión que tomó el cerebro.
Así que antes de echarle la culpa al boogie o a las conexiones neuronales, mejor leer  “El arte de la prudencia”, de Gracián.
Baltasar Gracián y Morales (Belmonte de Gracián, Calatayud, 8 de enero de 1601-Tarazona, Zaragoza, 6 de diciembre de 1658) fue un escritor español del Siglo de Oro que cultivó la prosa didáctica y filosófica.
Cierto es que no deja de ser un señor que vivió en el s. XVII y hay opiniones y juicios tirando a desfasados, pero en conjunto no está nada mal.  Dice la Wikipedia que “Este «arte de prudencia» escrito por Gracián ha tenido vigencia incluso en la actualidad, como demuestra el hecho de que una versión al inglés, titulada The art of worldly wisdom: a pocket oracle llegó a vender más de ciento cincuenta mil ejemplares en el ámbito anglosajón, al ser presentado como un manual de autoayuda para ejecutivos. En 1992, permaneció dieciocho semanas (dos en primera posición) en la lista de los más vendidos del Washington Post en el apartado Nonfiction/General”.
Aunque al final seamos animales que aprendemos a base de prueba error…

0 comentarios: