La primavera saharaui y la pequeña gran ayuda de los amigos

7:00 a. m. Conx Moya 0 Comments

Desde el minuto uno (como se dice ahora) en que empezamos a vivir el brutal desmantelamiento del Campamento de Gdeim Izik, aquellos terribles e inolvidables días de noviembre de 2010, tuve en mente el libro “Aaiun, gritando lo que se siente” que la Generación de la Amistad saharaui había publicado en julio de 2006 para conmemorar lo sucedido durante el inicio de la Intifada pacífica. Aquella ciudad de El Aaiun, sitiada, arrasada y presa del terror, era la misma ciudad doliente que en mayo de 2005 se levantaba de manera masiva en manifestaciones pacíficas contra el invasor. Pensé que los ciudadanos saharauis, envueltos en una espiral de violencia de proporciones inusitadas, merecían nuestro apoyo, nuestro homenaje y nuestra ayuda.
Finalmente me decidí y a finales de 2011 contacté con el grupo de poetas de la Generación de la Amistad. Hablé también con otros escritores saharauis y desde España, Uruguay, México o los campamentos de refugiados nos llegó con gran rapidez su confirmación. Nos pusimos fecha para presentar los escritos y decidimos entre todos que habría poesía, relatos en prosa e incluso algún artículo de opinión. Nuestra alegría fue enorme cuando conseguimos la participación del defensor saharaui de derechos humanos y ex preso político Said Elbailal, desde el Sahara ocupado. Su magnífico artículo había sido traducido, con su brillantez habitual, por Haddamin Moulud Said. Ya estábamos casi todos y contábamos con colaboraciones desde la diáspora de la inmigración, el exilio de los campamentos de refugiados y la ocupación de los territorios ocupados del Sahara Occidental.
Pensamos que nuestro prólogo debía ser escrito por el profesor Carlos Ruiz Miguel, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago de Compostela, quien nos envió una certera reflexión sobre como el campamento de la dignidad saharaui fue algo más que una lucha por la libertad, fue una auténtica lucha por la verdad. La portada se la encargamos al artista gráfico Cascales, quien se implicó en el proyecto con entusiasmo y nos hizo llegar una preciosa ilustración, que se ha convertido en otro poema más. Completé una cronología sobre lo sucedido en el campamento desde el levantamiento de la primera jaima el 9 de octubre de 2010. Mi duda estaba en cuándo finalizarla, puesto que la herida de Gdeim Izik no está cerrada aún; no conocemos el número de lesionados, muertos ni desaparecidos, la comunidad internacional no ha condenado ni denunciado lo sucedido; es más, en febrero de 2013 veintitrés presos políticos saharauis (uno de ellos, Hassna Alia, se encuentra en España; otros dos fueron puestos en libertad tras haber cumplido sus dos años de condena) del llamado Grupo de Gdeim Izik fueron condenados, tras un juicio ilegal y lleno de irregularidades, con penas de entre 20 años a cadena perpetua. Finalmente decidí cerrar la cronología con la acción de quemarse a lo bonzo de Mohamed Bouazizi en Sidi Bou Zaid, inicio de las revueltas de Túnez. No en vano el levantamiento de Gdeim Izik está considerado por analistas internacionales, entre ellos Noam Chomsky, como el inicio de la llamada Primavera Árabe. Por último decidimos que el libro debería ir firmado por “Escritores saharauis con Gdeim Izik”, toda una declaración de intenciones.
Parafraseando a Machado, publicar en España “te hiela el corazón”. Con buen ánimo y creyendo en nuestro proyecto, habíamos empezado en el verano de 2011 a presentar el libro a diferentes editoriales que por su perfil nos parecía que podían interesarse en publicarlo. Apenas tuvimos respuesta, salvo una editorial especializada en temas africanos. Nos llegamos a entrevistar en persona con el editor, que se mostró muy interesado, aunque al final no volvimos a saber más de él… Nos dio, eso sí, la idea del título. Habíamos acordado llamar al libro “El grito de Gdeim Izik” y él nos propuso titularlo “La primavera saharaui”. Si acertamos o no al cambiarlo os corresponde decirlo a los lectores. Así nos lanzamos a hacerlo todo nosotros solos, un ejemplo del “háztelo tú mismo”, la única respuesta para estos tiempos de crisis e indiferencia.
Qué más podemos decir. Es un proyecto nacido desde el amor, no dudo que por eso está saliendo todo tan bien y nos ha proporcionado tantas alegrías. Muchas personas desde diferentes lugares del mundo trabajando juntos, hemos generado mucha energía, un entusiasmo que creo que hemos sabido transmitir. Por supuesto que no hay que perder de vista la verdadera finalidad del libro: no dejar apagarse la llama de Gdeim Izik, y apoyar a los presos políticos saharauis. Pero desde el punto de vista personal La primavera saharaui nos ha dejado multitud de imágenes, sensaciones y recuerdos. Rompieron el hielo los amigos de Carmona y Lebrija, que hicieron en 2012 las primeras presentaciones del libro y movilizaron a muchos compañeros para que organizaran actividades similares. Así, “La primavera saharaui” se ha presentado en Andalucía, Madrid, Castilla La Mancha, Cantabria, Aragón, Canarias, Murcia o La Rioja, gracias a la implicación y pequeña gran ayuda de tantos amigos que han organizado diferentes actividades de apoyo.
A nivel personal recuerdo emocionadísima la presentación del libro en Madrid del 1 de junio de 2013, con la sala Zanzíbar a reventar, y amigos llegados de diferentes rincones de España; Galicia, Andalucía, Alicante, Canarias, Asturias, Cataluña… Sukeina Aali Taleb, Zahra Hasnaui, Bachir Ahmed y Bahia Mahmud Awah, junto al guitarrista Fernando Blanco nos regalaron una noche cargada de activismo, poesía, emoción, solidaridad, amor y amistad; una velada para no olvidar. También fueron especiales la intervención desde casa, por Skype, para la presentación en Toledo con Kaziza Lafkir; era el 8 de noviembre de 2012, el segundo aniversario del desmantelamiento del campamento. Esa misma tarde frente a la Embajada marroquí en Madrid había un acto de recuerdo por lo sucedido aquel terrible día y ejemplares de La primavera saharaui estuvieron allí presentes. Y en estos meses de noviembre y diciembre de 2013 hemos realizado presentaciones en las localidades madrileñas de Alcalá de Henares y Tres Cantos, y en Burgos, donde nos han desbordado de cariño e implicación las asociaciones de amigos del pueblo saharaui de las tres ciudades. Hemos tenido la suerte de contar con la presencia del delegado del Frente Polisario en Madrid, Abdulah Arabi, el grupo Literario Encuentros y varios autores del libro como Zahra Hasnaui, Ali Salem Iselmu, Ahmed Muley Ali o Bahia Mahmud Awah.
En definitiva “La primavera saharaui” es un libro que está tocado por la baraka. Y no olvidemos que todos los beneficios del son para los presos políticos saharauis y sus familias. Gracias a las decenas de amigos que han colaborado en estos dos años. Y al resto, os animamos a participar.
Izik,
se rompió el miedo,
Gdeim Izik,
desafío multiforme
de mi pueblo en resistencia.
Izik,
genio cívico y ejemplar,
Gdeim Izik,
participación popular.

(Salka Embarek)