Rod Stewart y yo llevamos Kickers

7:00 a. m. Conx Moya 0 Comments


1997. Primer trabajo con alta en la Seguridad Social. 50.000 pelas al mes por 7 horas de trabajo de lunes a viernes. Explotación total, vale. Primer trabajo con alta en la Seguridad Social en algo que aborrezco; tirada la toalla de trabajar en lo que de verdad me gusta. Dramón, vale. Primer sueldo del trabajo aborrecío fue a la primera cartilla que me abrí, a ver si podía ahorrar algo de aquella miseria. Aparté dinero para chaquetón negro bien chulo y otra parte la destiné a las botas con las que llevaba soñando aaaños. Unas Kickers. Me las compré azul marino, por entonces apenas había colores, ni pensar en las acharoladas tan preciosas. Y no hablo de los varios modelos que se ven ahora, botines, sandalias, chanclas, zapatos; no, no y no, hablo de las robustas botas, con cordón blanco, suela gorda de color hueso con la marca grabada, y los punticos verde y rojo decorando la parte de debajo de los talones. Anda que no tenía ganas de una pero valían una pasta, me era imposible comprarlas antes de tener aquel precario sueldo.
A mí me sonaba haber llevado unas Kickers de pequeña, tenía incluso una pelota de goma que venía con los zapatos. Mi madre me sacó del error, lo que yo usaba eran zapatos Gorila. Españoles y mucho menos glamourosos. Ni comparación.
Parece ser que la marca Gorila nació en Palma de Mallorca en los años 40; como escaseaba la materia prima, eran los años más duros de la posguerra, en la fabricación de estos zapados se usaban suelas de goma y pieles que no eran vacunas. Al poco tiempo se pasó a utilizar piel vacuna pero además añadiendo un piso de goma vulcanizado; según se explica en la web de Gorila se montaba el zapato y luego se aplicaba la goma “vulcanizándola” a una determinada temperatura durante unas seis horas. Este sistema de fabricación hacía que los zapatos fueran muy resistentes. Aquellos zapatones de posguerra llegaron hasta mi infancia y mantuvieron la fama de irrompibles a prueba de nuestra cafre y callejera generación setenteta. Mi pelotita verde con el gorila agarrado a un zapato, está a buen recaudo, en una caja metálica en el desván de nuestra casa del pueblo, espero que a salvo de la furia anti Síndrome de Diógenes que ataca de vez en cuando a mi madre.
Pues nada, una vez sacada del error y asimilado que mi infancia fue de Gorila y no de Kickers, me reiteré en que quería las botas francesas aquellas… Se cuenta que la historia comenzó en 1970 cuando Daniel Raufast, el creador de Kickers imaginó las míticas botas tras observar un cartel de Hair, aquella ópera rock hippie de los años del flower power; el nombre llegó arrastrado del verbo inglés Kick (dar una patada, patear).
Qué decir de la ilusión de llevarlas, lo comodísimas que eran, e irrompibles. Se me fue un poco el color, y las tiré tras cerca de diez años de usarlas con pasión, error imperdonable porque podría seguir llevándolas hoy perfectamente. No hay quien se las cargue, doy fe. Todavía me están entrando ganas de tener otro par...


La pelotica de los zapatos Gorila