‘Begin again’, una peli bonica del tó

9:37 a. m. Conx Moya 0 Comments


En cuanto vi el anuncio me dije que teníamos que ver ‘Begin again’. Una peli con Nueva York como escenario, con música bonita y con Mark Ruffalo, es para degustarla en pantalla grande, en versión original y disfrutarla con ganas. Y lo cierto es que no nos defraudó. Es de esas pelis que te hacen salir del cine con una enorme sonrisa, el corazón reconfortado, y con ganas de empezar algo y comerte el mundo. Al día siguiente la cruda realidad seguro que te baja el subidón, pero eso ya es ajeno a la película.
Entre tantas malas noticias, cinismo, descreimiento, trato áspero y demás, se agradece de vez en cuando lo que ofrece ‘Begin again’, un chute de buen rollo, sin llegar a lo cursi y lo ramplón, buenos sentimientos y pasión por lo que se ama. Apetece recibir algún mensaje en el que prevalezca el esfuerzo, seguir adelante y perseverar a pesar de las dificultades, el apostar por ese “hágaselo usted mismo” en el que tantos nos encontramos inmersos. Y sobre todo se agradece un final que evita lo obvio y lo esperado, que a mí particularmente me ha encantado; un desenlace que se desarrolla durante los títulos de crédito. Cuando los espectadores más impacientes empiezan a levantarse, tienen que sentarse de inmediato al darse cuenta de que no está todo dicho, que aún les queda la última y optimista vuelta de tuerca, donde la amistad, el amor, la autogestión y la buena disposición llevan a un desenlace que nos deja con muy buen sabor de boca y una alelada y alegre expresión.
La película comienza con Gretta (Keira Knightley), una joven que canta una canción de desamor, ‘A Step You Can't Take Back’ en un bar. Ha salido obligada por un amigo, y la interpreta con pena ante un público con ganas de juerga que hace poco caso a la melancólica cantautora. Excepto un trajeado hombre de mediana edad, con abundante pelo rizado y barba, desaseado y bebido. Dan (Mark Ruffalo) aplaude con entusiasmo y se dirige a la joven para ofrecerse como productor. Resulta ser el fundador de una importante compañía independiente, sumido en plena crisis personal y profesional. Gretta también está rozando el abismo; era la novia de un joven cantante, Dave (Adam Levine) y ambos formaban un perfecto tándem, componiendo juntos canciones y compartiendo su vida, hasta que el salto a la fama del chico les separa, tras abandonarla por otra mujer.
Ahí comienza una relación entre cantante y productor, luchado juntos por sacar adelante, con los pocos medios de los que disponen, el trabajo de Gretta. "Emborrachémonos con nuestras lágrimas". La historia va de perseverar para salir de los agujeros en los que nos mete la vida o nos metemos nosotros mismos; de perseverar por amor, por amistad, por creer ciegamente en aquello en lo que hacemos. El poder de las redes sociales en la autogestión de los artistas, el apoyo de los amigos y la familia, el creer en uno mismo, son las bases que logran que nada se ponga por delante; no hay dificultad que impida llegar a la meta a quien resiste y no pierde el ánimo y la ilusión. La elaboración de la maqueta, con músicos amigos y los pobres medios que pueden ir juntado dan lugar a algunos de los mejores momentos de ‘Begin again’. Bonitos, sin cursiladas, con un punto emocional muy bien medido por el director.
En la película prevalece el poder reparador de la música, la más evocadora de las artes, su fuerza para acercar a las personas, su imán para atraer recuerdos. La música llevará a nuestros protagonistas a resolver lo que no funciona en sus vidas. Dan conocerá de nuevo la ilusión fuera del negocio y toda la porquería que lo rodea, pondrá los cimientos para poner en orden su vida personal y familiar y reconducirá su carrera. Gretta aprenderá a caminar sola, a rechazar lo que le hace daño, a ser fuerte e independiente y tomar las riendas de su vida y carrera, desechando todo aquello con lo que no está de acuerdo.  
El director de ‘Begin Again’ es John Carney, el de ‘Once’, aquella película independiente sobre una pareja de músicos que le dio tantos reconocimientos. ‘Begin again’ tal vez sea en el mainstream lo que fue ‘Once’ en el underground. Aún así la película es hermosa, amable, humilde, con Nueva York como majestuoso escenario; preciosa la larga escena donde recorremos la ciudad de noche de la mano de  Gretta y Dan, conectados a un mp3 que escupe sus canciones preferidas, esas canciones-talismán que todos tenemos y que hablan de nosotros y de nuestra historia, unidos por el cordón umbilical de la fuerza evocadora y emocional de la música.
En una película sobre música y músicos destaco la amable y correcta banda sonora, con algunos temas realmente bellos. Compuesta por Gregg Alexander, cantante, compositor y productor estadounidense, líder del grupo New Radicals, autor de canciones para INXS, Texas o Santana, entre otros. Gregg Alexander co-escribió las canciones para la película con Danielle Brisebois, Nick Lashley, Rick Nowels y Nick Southwood. Como curiosidad el tema ‘Like a fool’, que Gretta le deja en el contestador del móvil a su ex novio, está compuesto por el director de la película, John Carney.
En definitiva, una película bonica del tó.