“Punk, pero ¿qué punk? (Guía incompleta del punk nacional)” de Tomás González Lezana. El esforzado empeño del Do It Yourself

12:39 p. m. Conx Moya 0 Comments


“Yo con la música hago mi lucha, como otro tira una piedra en una mani”. Baldin Bada
La historia del underground está protagonizada y escrita por gentes voluntariosas a las que no se les pone nada por delante para llevar a cabo aquello en lo que se empeñan, normalmente empresas extravagantes que no obtienen beneficios de índole crematística. El punk se presta inevitablemente al Hazlo Tú Mismo, a dejar de ser simples espectadores para pasar a productores.
Y un ejemplo de empresa titánica llevada a cabo con cabezonería y rigor underground es el libro “Punk, pero ¿qué punk? (Guía incompleta del punk nacional)”, escrito por Tomás González Lezana y editado por La Fonoteca. El jueves 12 de enero numeroso público abarrotamos la cueva de la Librería Molar para asistir a la presentación de la guía, con muchas ganas de saber lo que se iba a cocer. Tomás empieza la presentación “sobrepasado por la aceptación que está teniendo el libro” y flanqueado por dos protagonistas de la escena punk nacional, Demi de La Stasi y Monje de Larsen y Sagrada Familia. Entre el público se encuentra, como iremos descubriendo, Tomás de Último Gobierno, Dani Mugre, agitadores culturales, periodistas, directores de documental y nosotros en calidad de neófitos curiosos. Merece mención el atuendo de Demi con impecable camisa, corbata y traje de chaqueta… tuneado con cadenas, chapas, imperdibles, papeles y balas.
Punk, música y actitud. Irreverencia, frescura y energía trepidante. Manera de vivir y de luchar. Rabia y nihilismo. Revulsivo. Tomás destaca que el punk se caracteriza “por la trasgresión musical y estética”, “por la consolidación de un canal de protesta y denuncia contra estructuras perpetuadas por tradición y costumbres”; por plantear “interrogantes individuales ante certezas colectivamente aceptadas”. Funciona “a espaldas de una industria y medios que no reconocen como válidos”.
Sobre la guía, el autor explica que el título “Punk, pero ¿qué punk?” tiene que ver con el recopilatorio de DRO y la canción de Mass Volumen (Discos de mierda), una banda de final abrupto. Tomás destaca la portada del siempre magnífico Carlos Azagra, en la que aparecen sus conocidos Pedro Pico y Pico Vena y califica de “lujo” su participación, ya que además le ha permitido usar algunas de sus viñetas para ilustrar el libro. El libro, a pesar de su extensión, es una guía “necesariamente” incompleta, faltan bandas, se ha intentado hacer una selección concreta de un fenómeno caracterizado por la irreverencia y la provocación, que también recaló en España a principios de los 80. El prólogo ha corrido a cargo de los músicos, escritores y periodistas Elena López Aguirre (Potato) y Roberto Moso (Zarama), banda que fuera autora del “primer single de punk en euskera”.
La guía de Tomás comienza repasando la escena punk nacional de los 80, centrada en País Vasco, Barcelona y Madrid y el resto del territorio agrupado en lo que denomina “punk ibérico”, término que provoca división de opiniones e incluso alguna que otra broma (¿ibérico como un embutido? ¿Y Baleares y Canarias?, ¿y Portugal?). Además se incluye un repaso por la escena punk actual. Demi de La Stasi define el punk como “desahogo”. Para él el mejor punk es el inglés, mencionando la “trinidad” The Clash, Sex Pistols y The Damned, cada uno con una forma diferente de entender el punk. Y es que, a pesar de su irreverencia y falta de clichés, el punk no escapa de definiciones, divisiones y categorías. ¿Puede haber algo con lo que disfrute más un buen enamorado de la música? Así se habla de Oi!, punk ramoniano, punk abrasivo, punk oscuro, punk rural, segmentaciones que alargan el debate y las opiniones hasta lo increíble. Durante la charla surgen constantes preguntas “¿Merece la pena hacer un esfuerzo para sacar el punk de las cloacas, de las catacumbas?”, y respuestas “sí, pero al mismo tiempo su presencia en los canales tradicionales puede ser una maniobra para meter al punk en el sistema”.
Monje opina que la situación de Euskadi en los 80 estaba politizada y radicalizada, las motivaciones allí eran diferentes que en Madrid, donde no había ese componente político que se vivía en los conciertos del País Vasco. Tomás recalca que en País Vasco había un hecho diferenciador, con la situación económica y social explosiva derivada del problema de los astilleros y la siderurgia. Aun así el punk encontró muchas dificultades en aquel territorio. Y a pesar de todo ahora el punk “está asimilao”, reflexiona Demi, “se le dedican libros, documentales y conferencias incluso”. Entre los grupos de aquella escena se puede recordar a Cicatriz, Eskorbuto, Kortatu, Vulpes, M.C.D. o La Polla Records. Tomás recuerda el disco del grupo de Evaristo, “¿Dónde se habla?” (1988), que considera como el primer disco nacional de “punk conceptual”, y que introduce personajes femeninos como un grupo de lesbianas, un ama de casa o una prostituta, adaptando además cuentos de William Burroughs en una de las canciones. También se hace mención a la “Euskadi Tropical”, título de la canción de Lendakaris Muertos, que introdujo ska, reggae y folclore vasco, con Potato, Hertzainak, o los hermanos Muguruza, entre otros.
Sobre la escena punk de Barcelona se menciona a La Banda Trapera Del Río. Y vuelve a surgir la controversia, “¿fueron o no fueron punks?” En la mesa la opinión es que no. “Eran protopunk”, fueron “punks en actitud, pero no en cuanto a música”. Otros grupos de Barcelona fueron los pioneros y provocadores Último Resorte (con su legendaria cantante Silvia Resorte), Frenopatic o Kangrena.
En la mesa están de acuerdo con que el punk de Madrid no estuvo muy bien visto en otras latitudes. “Estábamos en el punto de mira de País Vasco y Barcelona y a la sombra de la movida”. En Madrid en los 80 destacaron bandas como Espasmódicos, Larsen o la UVI.
Se recuerdan polémicas como el episodio de una política catalana y su querella criminal contra el grupo punk Islam por cantarle aquello de “Voy a matar a Pilar Rahola con un gato de escayola” casualmente en el momento en que promocionaba su libro 'La república islámica de España'; o el revuelo causado por el “blasfemo” nombre de M.C.D., que causó airadas protestas e indignadas cartas al director o la frase de Silvia Resorte “Mis muñequeras son para pegar y las de Alaska son de adorno”.
Se recuerdan más bandas como TDeK, Piolines, Ulan Bator Trío, Webelos, La Urss, Vigilante Gitano, Obediencia o Sudor. Y más categorías, como las bandas Oi! y la actitud “working class” de origen proletario, con ataques a la clase política y empresarial y una cierta violencia de los “soldados del asfalto”. Se mencionan grupos como Decibelios y su cierta “ambigüedad política”, que a la vez puede entenderse como una “provocación al revés”. O no. O el punk ramoniano representado por los madrileños y reivindicados Nikis, con “letras ingeniosas sobre temas chorras que evitasen la canción de amor”.
Una última discusión cierra la charla, esta vez sobre si el hardcore se puede considerar punk. Para Demi de La Stasi, empeñado en animar al público a intervenir “que esto no parezca la universidad”, no lo es. Tomás de Último Gobierno opina lo contrario desde su asiento en la primera fila “el hardcore es una evolución del punk, con actitud punk, con riffs de guitarra muy acelerados que acaban produciendo ruido”. Y es que la discusión y el intercambio de opiniones sobre cualquier aspecto son interminables, y más con la ayuda de unas (muchas) cervezas.
Tengo que confesar que no soy experta ni mucho menos en punk pero como dice Jordi Valls “Si me interesa alguna cosa nunca me pregunto quién soy” y la labor de La Fonoteca y el libro de Tomás han despertado vivamente mi curiosidad y por descontado mi aplauso. Gran trabajo.
Autor: Tomás González Lezana. Edita La Fonoteca; Maquetación y diseño: Mario Orellana; Corrección: Antonio de la Poza; Imprime: Rotaclick (España); Portada y viñetas interiores: Carlos Azagra; Páginas: 530


Nuestro reportero gráfico preferido de pie haciendo fotos para Haz lo que debas


0 comentarios: