Por qué escribo Poesía, por Francisco Cenamor

8:51 p. m. Conx Moya 0 Comments

Pocas veces me he planteado por qué escribo poesía. Tengo dos libros publicados y he participado en diversas antologías. Cuando se publicó mi primer libro sentí algo especial, una realización personal. Pronto pasó. Mi segundo libro me hizo sentir extraño; no consiguió colmar cierta ansia de absoluto, pero me ayudó a descubrir eso precisamente, que escribía por cierta ansia de absoluto.

Descubrir que otros leían y hacían suyos mis poemas me colmaba el alma. Estar, de alguna manera, con otros, era la verdadera satisfacción que encontraba como escritor. Pero recientemente, pasó algo que me hizo descubrir, definitivamente, cual era mi verdadero deseo como poeta.

Buscando en internet páginas donde pudieran haber publicado poemas míos encontré una ponencia de una estudiante de Educación Social de la Universidad de Huelva, en la que contaba como se había ido gestando un proyecto para enviar monitores y material a un campo de refugiados saharauis en Argelia. Habían decidido llamar al proyecto Ángeles sin cielo, el título de mi segundo libro publicado. Cuando lo descubrí lloré, lloré durante los minutos que tardé en leer la ponencia. Nunca antes había podido sentir el verdadero sentido de mi poesía. Y no era yo el que le había dado sentido, sino otros, unos jóvenes deseosos de ayudar a los que no tienen nada.

Lo más curioso de este asunto, es que esto había sucedido al margen de mis buenas relaciones con el mundo de la solidaridad con los saharauis, la única nación árabe (hoy sometida y tiranizada por el Reino de Marruecos) de habla hispana, el único lugar en el mundo donde nuestra entrañable peseta sigue siendo una moneda de curso legal. Estos jóvenes solidarios, cuando nombraron su proyecto, no sabían que yo era amigo de algunos de los poetas de la auto-proclamada Generación de la amistad, un encuentro de poetas saharauis exiliados en nuestro país que escriben su poesía en castellano.

Quiero, desde aquí, darle gracias a estos jóvenes de la Universidad de Huelva por haberle dado sentido a lo que escribo.


Francisco Cenamor, Poeta nacido en Leganés (1965). Autodidacta, comienza tardíamente a escribir poesía. Su primer libro, Nubes de esperanza, es de 1999. El segundo, Ángeles sin cielo, aparece en 2003. Trabajador de la Real Academia Española en excedencia, se dedica ahora dar clases de teatro y dirige la Compañía Atravesad@s Teatro. Sus poemas figuran en diversas antologías.


ángeles sin cielo (francisco cenamor)

las personas que en el metro nos venden pañuelos
las que alegres nos regalan con su música
las que vienen de lejos las de hablar extraño
las que con el hijo en brazos
nos exageran su dolor al oído
las que nunca sabremos si acaban de salir de la cárcel
yo sé que son ángeles
ángeles sin cielo
ángeles que tienen sexo y pecan
que se rascan la pierna si les pica
que nos distraen de nuestra diaria pesadilla terrenal
que nos transportan con canciones lloradas al paraíso
ese al que no queremos ir porque no hay nada sólo gente

schiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiis
ahí vienen
miradles a los ojos
son ángeles
yo les he visto las alas


*Foto: los poetas Francisco Cenamor y Arantxa Rochet y poetas de la Generación de la Amistad Saharaui en Leganés, julio 2006.

0 comentarios: