Londres, NW de Zadie Smith. Nosotras, que no nos conformamos

1:03 p. m. Conx Moya 0 Comments


Me gusta Zadie Smith, por eso leo con alegría que el mes que viene se publica su próxima novela, Londres, NW. Según indican las crónicas, transcurre en Willesden, el mismo barrio del noroeste de Londres donde transcurría la acción de Dientes blancos, la que fuera su primera novela, un barrio lleno de inmigrantes de diferentes nacionalidades, en especial caribeños e indios a partir de los años 60.
Dientes blancos fue, sin embargo, el segundo libro que leí de Zadie Smith. Lo escribió con poco más de veinte años, y aquella jovenzuela sorprendió a crítica y público con una novela de más de 500 páginas, donde hablaba de dos sagas familiares de inmigrantes bengalíes y jamaicanos y sus relaciones con múltiples personajes que habitan la novela. El tema principal para mí es la brecha abismal entre padres inmigrantes y los hijos que ya han nacido en el país de acogida (situación que por diferentes circunstancias he tenido ocasión de conocer). Zadie Smith también trata en la novela el racismo, las relaciones entre los jóvenes, las dificultades de la inmigración para abrirse paso en el nuevo país de residencia, las relaciones entre los inmigrantes y los británicos en ese Londres, en apariencia multicultural pero en realidad tremendamente cerrado. Se cuenta que la autora logró, en una hábil jugada, interesar a varias editoriales grandes antes de que la novela estuviera terminada.
Me llamó la atención cómo describe en el libro al gemelo Millat ("un delincuente juvenil, un sátrapa, un Omar Shariff de dieciséis años que podría tener a la mujer que desease de entre 18 y 30 años, de cualquier raza y religión"). Estos son algunos fragmentos del libro:
“Era un duro, un audaz, siempre en primera línea, cambiando de imagen como de zapatos, cachondo, genial, fenómeno. El único problema era que le encantaban los problemas y se pintaba solo para encontrarlos. (…) Alto, delgado, con los músculos lisos, levemente nervados; ojos de color chocolate con reflejos verdosos, como de claro de luna en un mar oscuro; sonrisa irresistible de dientes blancos y grandes y aquella nariz rota que hacía tan interesante su perfil (…) Y en el fondo de todo ello, había siempre rabia y frustración”.
Antes de Dientes blancos leí El cazador de autógrafos, sobre un joven londinense, hijo de la inmigración, que hace negocio con las firmas de todo tipo de famosos, pero que aspira a conseguir el autógrafo de una estrella de los años 50, prácticamente olvidada, pero a la que él adora. Con mi proverbial incapacidad para retener historias, recuerdo vagamente haberla leído, hace varios años ya, por lo que estoy dispuesta a su pronta relectura, como si fuera la primera vez…
Sobre el nuevo libro “Londres, NW” (no se ha matado precisamente para titularlo, eso hay que reconocerlo) las reseñas informan que “en esta ocasión Smith concentra su mirada en cuatro londinenses (Leah, Natalie, Felix y Nathan), cuyas vidas se convierten en un retrato de la ciudad, una metrópolis cacofónica y en permanente cambio por las constantes oleadas de inmigrantes y por la vitalidad de sus habitantes, que la reinventan día a día, año a año. Leah, Natalie, Felix y Nathan, ahora en la treintena, crecieron en edificios de protección oficial, pero la ambición y el azar los han llevado a alcanzar posiciones sociales muy distintas. Los encuentros y desencuentros entre ellos sacan a la luz su diversidad racial, el significado del ascenso social, la cuestión de la maternidad, la amistad y sus secretos...”
Parece que los jóvenes personajes de sus novelas anteriores han madurado, al igual que la autora, cercana a la cuarentena. Ahora que andamos por esas edades, será interesante conocer las aventuras, desventuras y miserias de sus nuevos protagonistas. Cuando la lea, contaremos …
*Esta foto de Zadie con su marido Nick Laird está sacada de una web turca en la que hay curiosas imágenes de escritores de juerga. Echadle un vistazo…

0 comentarios: