Gracias Carola, gracias lectores. Los otros príncipes, mi primer libro sobre el Sahara

5:28 p. m. Conx Moya 0 Comments

“¿Qué puede resultar de un viaje a unos campamentos de refugiados en medio del desierto? Si el viajero no conoce nada sobre el pueblo con el que va a convivir la experiencia puede ser un completo desastre. A menos que los refugiados sean saharauis. En ese caso la maleta vendrá cargada de emotivas historias y el viajero dejará allí su corazón”.
Así reza la sinopsis de mi libro ‘Los otros príncipes’, que escribí para contar las inolvidables vivencias de mi primer viaje a los campamentos de refugiados saharauis. Mi pequeña literatura se puso una vez más al servicio de las situaciones que me han dejado huella, las que en definitiva me han impulsado siempre a escribir. En ello también hay sin duda una intención de que esas historias no caigan en el olvido…
En abril de 2000 inicié un viaje a los campamentos de refugiados saharauis que cambiaría mi vida por completo. Sin ser viajera ni valiente ni aventurera me embarqué en un viaje al sur de Argelia, donde se asienta el refugio de los saharauis que salieron cuando su tierra fue invadida por Marruecos y Mauritania tras el abandono español de la que fuera, en palabras de los prohombres del régimen franquista “una provincia como Cuenca o cualquier otra”. ¿Por qué viajé a un lugar del que no tenía referencias, donde no conocía a nadie, donde no se me había perdido nada? No tengo respuesta, intuyo que fui porque tenía que ir, porque estaba escrito en alguna parte, la famosa “maktuba” saharaui. Tenía que ir para no dejar de pensar ni un solo día en el Sahara en estos catorce años, para formar parte de ese pueblo que considero mío.
A mi regreso escribí una especie de diario de aquellos días. No me dejé nada por contar. Sentimientos, vivencias, olores, risas, alegría, enorme tristeza, empatía, comprensión, nunca pena, amor y amistad. Todo eso intenté reflejarlo con la mirada de una joven española de veintiocho años, con un trabajo precario, integrante de una radio libre, con inquietudes, con muchas ganas de aprender; una joven que intentó dejar los prejuicios a un lado, que trató de no mirar a los saharauis por encima del hombro, que se esforzó en no tener una visión neocolonial, que se mezcló con ellos pero sin tratar de idealizarles (no hay nada más injusto), que nada más aterrizar se llenó de ganas de aprender y de dejarse llevar por ellos.
Imprimí copias de aquel diario y se las pasé a mis compañeros de Radio Resistencia. Lo leyeron y les gustó. La vida me llevó poco después a comprometerme aún más el Sahara y a formar parte de una familia de la que me siento muy orgullosa. El Sahara se instaló por completo en mi vida. Levanté con mi compañero nuestra propia jaima. Pasé a trabajar activamente con los saharauis en los ámbitos de información y cultura. El diario se convirtió en un libro que publiqué en Bubok. Tal vez es un libro inocente, tal vez se quede corto, tal vez sea una mirada insuficiente, pero releyéndolo puedo afirmar que hoy, catorce años después, no quitaría ni una coma.
El libro, pequeño y modesto, tiene un recorrido muy lento, pero aún hoy llama de vez en cuando la atención. Mi querida Carola Ocampo, solidaria con el pueblo saharaui, me hace llegar muy amablemente este comentario sobre el libro. Me hace mucha ilusión como autora recibir comentarios sobre lo que escribo y más aún saber que el lector se mete en la historia, empatiza con ella y la siente como propia. Una de las cosas que más me gustan al escribir es describir ambientes y situaciones, atrapar el perfume de los sitios y lograr que ese aroma atrape al lector.
Gracias Conx. He estado leyendo Los otros príncipes y me encanta.
Es increíble, podía estar otra vez allí, me ha transportado totalmente ¡hasta podía imaginarme todo lo que pasaba, como si fuera un espectador!
Me has llevado de nuevo al Sahara, los sentimientos, los olores, el “no pasa nada”, las mil sonrisas, todo.
Desde la primera página he vuelto a revivir mi primer viaje, desde el “miedo” y estar como perdida las primeras horas hasta sentirte uno más en tan poco tiempo.
 Hasta cuando describes cómo limpian los cubiertos de té podía ver , una vez más , a la mamá de mi familia.
Gracias y mil gracias por compartirlo con el mundo, ahora tengo algo en lo que refugiarme cuando necesite estar cerca de ellos.
Le voy llevar el libro a mi madre para que pueda leerlo, siempre me dice que si fuera joven y no estuviera enferma viajaría como yo; si lo lee sé que podrá sentir lo que yo siento cuando estoy allí y entender por qué paso un año nerviosa y muriendo de ganas por volver al desierto. ¡Mil gracias! ¡Este libro es mi nuevo tesoro!
Carola Ocampo
Gracias Carola, gracias lectores y gracias siempre al pueblo saharaui.

Ver libro aquí: http://www.bubok.es/libros/3290/los-otros-principes