Fania Helvete. Ocultismo, locura y huerta murciana con Crudo Pimento

8:42 a. m. Conx Moya 0 Comments


Los murcianos Crudo Pimento, de los que he hablado un montón de veces en este blog, nos sorprendían hace unos meses con su segundo disco ‘Fania Helvete’. Como son una de nuestras predilecciones esperábamos con mucha ganas el disco. Debo confesar que en las primeras escuchas me quedé descolocada, aunque conociendo un poco la trayectoria del inquieto Raúl, sabíamos que no nos lo iba a poner fácil. Algo se adelantaba en los ‘Descartes y dislates’ que se podían descargar con su primer disco. Y descolocada fui al concierto que el grupo ofreció en Madrid el pasado mes de marzo, una apisonadora de guitarras y percusiones a un volumen brutal retumbando sin descanso dentro de nosotros. Fue incómodo y maravilloso. 
El bailaor Israel Galván cuenta en el libro sobre ‘Omega’ que al empezar a escuchar por primera vez el mítico disco de Morente y Lagartija Nick tuvo que tirar los auriculares de la impresión que le causó. Algo así sucede cuando comienza la matraca de ‘Cruza diablo’, el tema que abre ‘Fania Helvete’. Un auténtico “muro de sonido”, sin Spector ni falta que hace.
Y es que el segundo disco de Crudo Pimento es un trabajo lleno de metal. ¿O no sólo? Porque una escucha más profunda nos lleva a encontrar en las canciones, incluso en las más crudas, un extraño y mágico lirismo. He leído por ahí referirse a la bipolaridad del álbum. No sé si la expresión es adecuada pero sí hay una curiosa partición en el disco entre ritmos helados y salvajes del norte con otras mezclas sureñas mucho más cálidas y luminosas.
Con ‘Fania Helvete’ Crudo Pimento ha dado una sorprendente vuelca de tuerca y nos han dejado con la boca abierta. Porque, ¿qué puede tener en común ‘Me voy con ellos’ con por ejemplo ‘Estanco fight’, uno de los temas de su primer disco? Pues nada y todo. No pueden estar más alejados en estilo, instrumentación o interpretación, y sin embargo es imposible que pertenezcan a otra banda que no sea Crudo Pimento. A pesar de ser canciones diametralmente opuestas, mantienen una unidad, una contundencia, que los hace inconfundiblemente suyos. No está al alcance de cualquiera tener una personalidad tan marcada.
Encuentro en este segundo trabajo del dúo una mayor versatilidad de la voz de Raúl, un instrumento más dentro del disco, que conmueve, inquieta o incluso asusta. En ‘Fania Helvete’ explora un montón de nuevos registros. La adapta a la dureza del metal, la expresividad del blues, la emoción de la copla, o incluso a una conmovedora dulzura. Pero con Raúl pocas fiestas, hasta en una canción en apariencia tranquila como ‘Del Oso’ arrea unos gritos semejantes a los de un Alien que tiran los pelos para atrás.
Crudo Pimento nos ofrece a todo trapo en esta ocasión sus dos grandes bazas, percusión y cuerda. Sigue mandando la cuerda, de nuevo con todo tipo de artefactos y cacharros interpretados de mil formas posibles, aunque en el directo que vimos predominó la guitarra eléctrica más pesada y metalera. En definitiva, una mezcla brutal que nunca resulta pegote, hecha sin miedo, con descaro, con total seguridad y mucho estilo. El terrorífico videoclip de ‘Me voy con ellos’ no apto para todos los estómagos, es una muestra de que hacen lo que les da la real gana, por completo ajenos a cualquier conveniencia musical o artística. Lo único que tenemos claro de Crudo Pimento es que con ellos nunca sabrás a qué atenerte y eso en arte es muy bueno.
Ocultismo, locura, ovnis, magia, blues, negritud, copla y huerta murciana, ritmos que se retuercen, virtuosismo, originalidad, influencias de todo tipo sin complejos ni vergüenzas, voces, frases tomadas de la radio o de la tele, sonidos cósmicos y ruidos supersónicos. Este es un repaso de lo que he encontrado en las 12+1 canciones de este ‘Fania Helvete’:
El disco comienza con el ya mencionado muro brutal de ‘Cruza diablo’, las cartas desde el principio sobre la mesa.
Con ‘Me mataron el gallo’ regresan los ritmos cálidos que predominaban en el primer disco, ahora algo más retorcidos eso sí.
Regreso a los ritmos más pesados con ‘Enoquia dadá’, metal extremo y ocultismo. Bestial.
‘Yo vine a traer la guerra’, satanismo, maldad, “tíos bicho” y demás asuntos infernales.
‘Aquí, allí, gato’ con bases de música industrial. Se trata, según cuentan ellos, de una canción basada en las primeras palabras de uno de sus sobrinos y que por lo visto enloquece, literalmente, a los mininos.
‘Algezares Graveyard’ es una canción con la extraña dulzura y la paz de los cementerios. En ella se disfrutan delicados punteos de guitarra. La pedanía murciana de Algezares y su camposanto, puestos en el mapa por el dúo.
Con ‘Del Oso’ empieza una trilogía de canciones marcianas, de ovnis y ufología. Una canción bella que empieza con la inconfundible voz del televisivo Jiménez del Oso.
Mucho miedo da la acelerada, trepidante y llena de desasosiego ‘Me voy con ellos’, la segunda de marcianos. Una de las canciones más impactantes del disco.
Termina la mini serie con la breve ‘El rabo del cometa’; limpia, tan solo percusión y voz para una canción portorriqueña, según explican ellos.
En la animada ‘Corazón de Cabra’ encuentro ciertos aires funkies, que inspiran entre el público bailes muy apañados, como hemos podido ver en concierto.
El disco ofrece además una versión de ‘Ánimas de Patiño’, una copla magna, que a mí me traslada a las canciones de Radio Tarifa, con fondo industrial y un brillante solo de armónica. La he encontrado interpretada por bulerías, entre otros por Camarón con Paco de Lucía a la guitarra: Tú le estas pidiendo a Dios, que mi madre se muriera, ya mi madre se murió, ahora no tienes quien te quiera y menos te voy a querer yo (Tu cariño es mi castigo).
En el inicio del concierto de marzo de la gira de Los carriles del diablo alguien gritó “¡Viva Camarón!” en los primeros compases de ‘La hija de Juan Simón’. Como explicó Raúl la cosa va en realidad de copla, Antonio Molina, Juanito Valderrama o Angelillo. Un homenaje a su manera, que no aparece en el disco.
‘Fania Helvete’ se cierra con el instrumental ‘La radio os hará libres’, que no puede si no recordarnos a Tímpanos y Luciérnagas, el programa de radio murciano donde conocimos a Crudo Pimento y con el que hemos pasado buenísimos momentos de escucha.
Gracias Crudo Pimento y que ustedes nos sigan sorprendiendo.

Concierto Crudo Pimento. 12 Septiembre en sala Berlanga  MADRID con Beach Beach. C/ Andrés Mellado, 53. 21