‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’, una experiencia pop (up). Cine de verano de Cibeles

9:16 a. m. Conx Moya 0 Comments


*Fotos: Bahia y Conx.

El pasado miércoles 3 de septiembre finalizaba el ciclo de películas que se han podido ver desde el pasado 1 de julio en Cine de Cibeles, una experiencia de “cine pop-up”. La película elegida fue 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', de Pedro Almodóvar. El 'cine pop-up' es un concepto anglosajón basado en “la proyección de películas emblemáticas en espacios inusuales que tiene como fin recuperar la experiencia colectiva del cine”. En el caso de Madrid el lugar elegido ha sido la Galería de Cristal de CentroCentro Cibeles, en el mítico edificio de Correos y actual sede del Ayuntamiento de la capital. Consiste en la proyección de clásicos, películas de culto y éxitos recientes y los espectadores escuchamos la película a través de auriculares inalámbricos.
Y allí nos plantamos para ver en pantalla grande y por primera vez (ya nos vale, sí) la delirante comedia de Pedro Almodóvar, su cinta más aclamada, la que hizo al director manchego famoso en todo el mundo. La cita tenía sorpresa. Nos encontramos a Peeeedroooo andando por el enorme pasillo de la Galería de Cristal, departiendo amigablemente con la flamante alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.
Efectivamente, el director y su hermano Agustín subieron al escenario para ofrecer unas palabras antes de que comenzara la proyección. Pedro destacó que 'Mujeres al borde de un ataque de nervios' fue la película que les hizo conocidos en todo el mundo, con 'Mujeres...' consiguió su primera nominación al Oscar. Almodóvar comenzaba a ser conocido en el circuito underground europeo y estadounidense, por lo que la película a poco de estrenarse se programó en el extranjero en circuitos pequeños. El posterior éxito de la película les llevó a todos los rincones imaginables. El resto ya es historia del cine español.
El productor Agustín Almodóvar señaló que el éxito de la película les hizo autosuficientes y les permitió fundar su propia productora, El Deseo. Destacó que "fue una película muy querida por el público", permaneciendo dos años en cartel, “algo impensable actualmente, en la era de Internet”.
Pedro Almodóvar afirmó que la gran protagonista de 'Mujeres...'  es Madrid, que para él era en aquel momento "la mejor ciudad del universo", a pesar de que gran parte de la película fue rodada en estudio. Según el director es "una película que celebra Madrid" y es una declaración de amor a la ciudad.
Recordó sus años de trabajo en Telefónica, compañía que abandonó en 1982, al hacer referencia a la huelga que hicieron en 1976. Una de las abogadas que defendió a los huelguistas para su readmisión en la empresa fue precisamente Manuela Carmena. "Nuestras vidas han cambiado mucho. Yo soy hoy un director multipremiado y ella es alcaldesa de Madrid”, bromeó el director entre los calurosos aplausos del público a la nueva alcaldesa.
Sobre la peli, poco más puedo aportar que no se haya dicho ya… Yo no la había visto, ni en el cine ni en la multitud de veces que se ha pasado por televisión. 'Mujeres...' tiene mucho de obra de teatro de enredo, con personajes que entran y salen a toda prisa en medio de un embrollo amoroso y el consiguiente ataque de nervios. Sin duda es una película para las actrices, que recoge el eterno tema de la falta de entendimiento entre hombres y mujeres y la infidelidad. Hombres cobardes y a la fuga que ponen los cuernos a sus parejas.
Inolvidables los terroristas chiitas, los pendientes de cafeteras de la deliciosa María Barranco, la madre del director presentando un delirante telediario, los pelucones de Julieta Serrano o el mambo taxi, ese vehículo psicodélico que todos habríamos querido coger alguna vez en la vida para decir: “¡siga a ese coche!”. Gazpacho, color, iconografía pop, tranquimacines, áticos, Chavela Vargas, teléfonos, testigas de Jehová, moteros (ese Ambite). Un recuerdo al lejano y alegre Madrid de los 80, con sus taxis negros ya entonces en retirada y sus cabinas telefónicas, de teléfonos retro y contestadores de cinta, que nos trasladan a nuestra infancia y adolescencia, cuando Madrid era una fiesta y todo parecía posible.
Y esos ojos de Carmen Maura…
Prometemos que son Pedro y Agustín Almodóvar