#CosasdelMetro Chaqueta Harrington marrón

9:28 p. m. Conx Moya 0 Comments

Chaqueta Harrington marrón. Es lo primero que le llama la atención del chico que acaba de entrar en el vagón del metro. Chico, hombre, ella siempre duda sobre cómo denominar a los tíos de treinta y tantos para arriba. Este debe andar cerca de los cuarenta como delata su aspecto entre juvenil y ajado. La Harrington, con sus dos ojales en el cuello y los dos botoncicos, con su forro rojo de cuadros escoceses. En uno de los bolsillos lleva una etiqueta amarilla “Merc”. Le presta atención; viste unos pantalones azul marino y una camiseta también azul, con pequeñas anclas de color blanco como estampado. Se nota que es ropa buena pero está desgastada, parece que ha llevado mucho trote. La camiseta tiene un roto apenas perceptible. El pantalón se ve muy arrugado, se le baja debido a una incipiente barriga y a que no lleva cinturón. Es flaco pero se le marca tripa, es de imaginar que por la mala dieta y por la peor vida.
El tipo ha captado su atención, guapo, con ropa chula, pero marchito. Su piel, cenicienta, denota que no lleva una vida muy saludable. Tiene una piel de bebérselo todo. De fumárselo todo. De meterse bastante. Se muestra inquieto. Agarrado a la barra de arriba, cambia constantemente de posición. Se sujeta con una mano, luego con la otra. Está frente a ella, al momento le da la espalda y a continuación vuelve a darle la cara. Mira el móvil, nervioso, lo guarda, lo vuelve a sacar; escribe algo, se sonríe. Una mirada atenta permite apreciar varios agujeros en ambas orejas, aunque no lleva pendientes. Ella le encuentra una cicatriz en una ceja, se notan las costuras. Tiene otro costurón en la nariz. Curiosamente no le afea. Es un tipo guapo. Ha debido ser guapísimo. Ahora le envuelve un halo de fatalidad y de inevitable cuesta abajo.
Se balancea agarrado a la barra. Se mesa el pelo, claro, cortado al estilo de emperador romano para disimular las primeras entradas. Consulta de nuevo el móvil. Chasquea los dedos. Se apoya sobre un pie, luego sobre otro. Botas de cuero de buena calidad. Sus ojos cada vez se muestran más inquietos.
Ella se baja en Sol. Él toma asiento.