Pokey Lafarge, espectacular sentido del espectáculo

7:30 p. m. Conx Moya 0 Comments




Mi colaboración en el nº 72 de Discos y otras pastas
Fotos: CDS Radioshow
Después de haber visto muchos conciertos, y ojalá nos queden muchos más por ver, seguimos acudiendo a los directos con las mismas ganas de disfrutar y ser sorprendidos. Aunque ya quede poco por inventar, o no, aún hay propuestas que nos encienden, llenas de ruido, fuerza y a la vez mucho contenido, buen gusto y calidad. Es el caso del señor Pokey Lafarge, al que tuvimos la suerte ver en Madrid el pasado 30 de octubre.
Y no es que a priori su apuesta parezca de lo más innovadora. Su aspecto y su música son arrebatadoramente retros. Sin embargo, Lafarge aporta un buen hacer y unas ganas que convierten su propuesta en una experiencia llena de vida y frescura.
Atravesamos unos tiempos en los que muchas medianías musicales se creen lo más, tratando con condescendencia, cuando no con desprecio, al público que les sigue, paga religiosamente sus entradas, les promociona en redes y compra sus trabajos (sí, todavía queda gente que lo hace). Por eso da gusto ver la entrega de artistas de la talla de Pokey Lafarge y los suyos. El líder, charlatán y coquetuelo, estuvo perfectamente arropado por sus secuaces, músicos de gran solvencia, que también se lo trabajan al máximo.
Antes de que el grupo saliera a escena habíamos contado hasta cinco guitarras y una tabla de lavar llena de cencerros, timbres y otros cacharros, un artefacto sonoro que ya habíamos visto en alguno de los videos que se pueden encontrar en Internet. Ya en escena desplegaron también una sección de viento, con trompeta, saxo y clarinete, armónicas, tejoletas y dos banjos, además de un estiloso batería. El artista de Illinois y su banda ensamblaron un maravilloso concierto desde su inicio, manteniendo una fuerza arrolladora hasta los tres apoteósicos bises del final. Ofrecieron enseguida uno de los singles actuales ‘Something in the water’, y para entonces Pokey ya sudaba a mares, vestido con traje retro denim completo y un enorme sombrero marca de la casa.
Pokey Lafarge le ha dado una vuelta a la música de raíz estadounidense, consiguiendo gracias a una formación más que competente una propuesta insolente, atrevida y llena de calidad. Los que abarrotábamos el Teatro Barceló de Madrid disfrutamos de un concierto generoso y de enorme nivel, con un sentido del espectáculo como sólo saben ofrecer los grandes artistas, añadiría que en especial los grandes artistas de EEUU. Por momentos nos parecía estar en la década de los treinta, en una de aquellas salas de la época de la Ley Seca, a lo que ayudaba la ropa que vestía la banda: pantalones príncipe de Gales, vaqueros de corte antiguo, sombreros o enormes corbatas de vivos estampados. Pokey, que se cambió de traje durante el concierto, se adornó además con una espectacular pajarita de lentejuelas.
En definitiva, una actuación deliciosa, con unos músicos espléndidos y completamente entregados. En un final apoteósico, Pockey terminó bajando del escenario y cantando, rodeado de un público que agradeció con gritos, aplausos y coros su entrega y su espectacular sentido del espectáculo. 



0 comentarios: