La resurrección de 091. Que veinte años no son nada

10:49 a. m. Conx Moya 0 Comments

Julio Anguita, político español de izquierdas decía sobre aquellas encuestas de popularidad donde siempre aparecía como el mejor valorado, cosa que no se traducía en votos, algo así como “Queredme menos pero votadme más”. La anécdota me recuerda a lo que ha sido la épica historia del grupo granadino 091, muy valorado por la crítica y querido por su fiel público pero con bastante mala suerte a lo largo de su carrera. Algo que de alguna manera han espantado con su gira de reencuentro, “Maniobra de resurrección”, que llega veinte años después de separarse.
En 1996 tuve la ocasión de ver en directo a la banda en Madrid. Las canciones de 091 no sólo me gustaban mucho, además habían puesto la banda sonora a aquellos años tan decisivos e inquietos de mi vida. Sin embargo, una inoportuna pereza me echó atrás en el último momento. “Hay trenes que no vuelven a pasar”, me dijo alguien sobre aquella decisión de la que tantas veces me he arrepentido ya que “los Cero” se separaron aquel año. Cuando ya me había hecho a la idea de que jamás podría ver a la banda en directo, 091 anunciaron que se juntaban de nuevo para una gira de un año.
En un par de horas lograron agotar las entradas para tocar tres noches seguidas en Madrid. Se habla de justicia poética. Sea así o no, por fin se ha puesto de su parte la suerte que les fue esquiva en su día en forma de discográficas desaparecidas, gente sin escrúpulos, componentes que iban y venían o el desolador panorama musical español. 091 es una banda adorada por muchos y merecidos motivos: la inmerecida mala fortuna que les persiguió; la hondura de sus letras, no en vano a José Ignacio Lapido, guitarra de la banda y compositor se le conoce como “el poeta eléctrico”; la coherencia y la elegancia que marcaron su carrera o su relación de amistad con Joe Strummer durante la mítica estancia del líder de The Clash en Granada, ciudad donde incluso tiene una plaza.
Sobre el escenario pudimos ver un grupo que se mantiene en perfecta forma a pesar de superar la cincuentena y llevar separados dos décadas. Disfrutamos sin respiro de dos intensas y emocionantes horas de concierto, con dos bises, veinticinco canciones, en el que no hubo espacio para el efectismo ni la sensiblería. La pura emoción la pusimos el público y el grupo en comunicación directa a través de sus inolvidables canciones. Sin duda no las hemos olvidado, porque todos los temas fueron cantados a voz en grito por los que allí estábamos, entregados desde la aparición de la banda con el instrumental ‘Palo cortao’ (nombre de un vino andaluz). Mis ojos, dentro de lo poco que podía ver desde pista a pesar de estar cerca del escenario, oscilaban entre José Ignacio Lapido, guitarrista finísimo y elegante, de riguroso negro, y el carismático y eternamente bello José Antonio García “Pitos”, cantante de la banda, siempre dandy, vestido con camisa estampada e impecable chaleco negro. Completaban la formación los magníficos Tacho González, batería de 091 desde sus inicios, Jacinto Ríos al bajo y Víctor Lapido a la segunda guitarra.
¿Qué es esperar veinte años? Nada. Mis respetos y amor a nuestros “Cero”.




Concierto de 091 en Madrid. Sala Joy Eslava. 11 de marzo de 2016
Set list completo, 11/03/2016 (1h55'): 01 Palo cortao. 02 Zapatos de piel de caimán. 03 Debajo de las piedras. 04 El lado oscuro de las cosas. 05 Tormentas imaginarias. 06 Nada es real. 07 En el laberinto. 08 Mi sombra y yo. 09 Nubes con forma de pistola. 10 Para impresionarte. 11 Este es nuestro tiempo. 12 La noche que la luna salió tarde. 13 Otros como yo. 14 En la calle. 15 Sigue estando Dios de nuestro lado. 16 El cielo está de color vino. 17 Un camino equivocado. 18 Cementerio de automóviles. 19 La Torre de la Vela. 20 ¿Qué fue del siglo XX? Bis: 21 La canción del espantapájaros. 22 Esta noche. 23 La calle del viento. Bis 2: 24 Cómo acaban los sueños. 25 La vida, qué mala es