Crudo Pimento, volviendo al calor. Concierto Contraclub (Madrid), 3 de junio

5:22 p. m. Conx Moya 0 Comments



– ¿Quién toca esta noche?
– Crudo Pimento.
– ¿Qué?
– Crudo Pimento.
– ¿Qué?
– Crudo Pimentoooooo.
“Les dices Jon Spencer Blues Explosion (o cualquier nombre anglosajón kilométrico) y lo entienden a la primera…”, ironizaba Víctor Abundancia/Coyote mientras nos dirigíamos al concierto de Crudo Pimento en Contraclub, una conocida y recoleta sala madrileña al lado de Las Vistillas.
Tras un ratico para reponer las fuerzas gastadas por el viaje desde Murcia, festival del pincho mediante, Inma Gómez, Raúl Frutos y el magnífico extra de un Paco Frutos ataviado con camiseta del Real Murcia comenzaban un concierto redondo y luminoso, con una vuelta a la calidez que habían abandonado en otros directos de esta gira del Fania Helvete, en los que predominaba el frío y metal.
Raúl e Inma nos ofrecieron un repaso por sus dos discos, ‘Tic Tac Toc’ o ‘La fin du monde’, del primero, con un Raúl “amenazando” con no volver a tocarlos; ‘Enochia Dadá’, ‘Corazón de cabra’ o ‘Me voy con ellos’ del segundo. Pero además hubo sorpresas. Víctor Abundancia se subió al escenario en varios temas, acompañando con maracas y otros instrumentos de percusión. Gran momento fue el recuerdo del tema ‘De color de Rosa’, canción de Los Coyotes que Víctor ya había adaptado en directo en alguna ocasión con Ben Gunn Mento, banda que vuelve a dar guerra, con los hermanos Frutos, Tone, Javi “Pitos” y Paco Belchí.
El concierto transcurrió como un tiro, en una noche que dio mucho de sí con el añadido de poder escuchar por mi parte por primera vez en directo “Me mataron el gallo”, con Paco a la voz y al tres. La presencia del mayor de los hermanos permitió a Raúl estar más relajado y centrarse en las percusiones en las canciones en que Paco les acompañaba, sin tantos cambios de instrumentos y posición como nos tienen acostumbrados en los conciertos donde Raúl e Inma están solos. Raúl empezó el concierto muy poco hablador pero la cosa se fue calentando cuando le animó a hablar Javier Rosa, autor de varias de las mejores fotos del dúo. Así Raúl nos recordó que cantan en "murciano, enoquiano y algo parecido al inglés".
La gente bailó, gritó, sonrió y pidió más y más canciones. Un Raúl en el centro de la escena, repartiendo juego, comandando un concierto fantástico que finalizó con ‘La hija de Juan Simón’, que Raúl, vestido con camiseta de Camarón, tocó a petición del público, a pesar de no “tener la guitarra española”. Aplausos, bailes, gritos, besos, fotos con los músicos, compra de los dos vinilos que atesora la banda y vuelta a casa, todos muy satisfechos con lo visto y disfrutado. Recuperamos el calor.




video
video


video

0 comentarios: