Madridaje caribeño en la 1 de la Cuesta de Moyano. Hostia un Libro, Raúl Frutos y las delicias de Havana Blues

12:51 a. m. Conx Moya 0 Comments


Cuando Jesús Herrera desde Twitter me ha avisado de que venían Crudo Pimento para participar en los Madridajes de Hostia un Libro en la Cuesta de Moyano, no lo hemos dudado. Cualquiera decía no a un plan que incluía comida cubana y una charla musical sobre mento y sones caribeños a cargo de Raúl Frutos.
Los amigos de Hostia un Libro han preparado un mes de octubre lleno de literatura, gastronomía y música en sus Madridajes en la Caseta 1 de la Cuesta de Moyano. El primer round nos ha trasladado al Caribe, con una propuesta, la de hoy, que incluía un banquete con delicias de la gastronomía cubana a cargo del Restaurante Havana Blues (Paseo de Santa María de la Cabeza, 56, Embajadores). Hemos disfrutado de bombas de patata con picada y croquetas de chicharro, ensalada fría de piña, pasta y pollo, tostones con ropa vieja, lechón con aguacate y galletas de yuca, picantonas y crujientes. De postre, tarta de queso con maracuyá y pasteles de guayaba. Si suena delicioso, os aseguro que sabe mucho mejor.
A continuación Raúl Frutos de Crudo Pimento nos ha ofrecido una charla musical, didáctica y muy entretenida, “Del mento al dub por la rhumba box”. Desplegando su arsenal de instrumentos “primitivos” fabricados por él con latas de pimentón y membrillo, palos de rastrillo y hojas de sierra limadas, Raúl nos ha ofrecido una charla participativa. El público ha salido a acompañar al músico murciano; así una chica estadounidense ha tocado el contrabalde o bajo de balde; a la marímbula, la dibujante Julia Happymiaow y el sueco Leo, mientras que Bahia se ha animado con las maracas. El resto del numeroso público que se ha ido uniendo a la convocatoria musical, hemos acompañado a las palmas.
Raúl nos ha hablado de reggae, mento y ska; de instrumentos primitivos fabricados por músicos que no disponían de dinero para comprar instrumentos; de la importancia de los graves en la música jamaicana; de cómo los diferentes ritmos se dan la mano y convergen, como el mento y la rumba, con ese movimiento de la mano, “ventilador”, para tocar las cuerdas. “La música caribeña es un camino de ida y vuelta, unos ritmos beben de otros y se complican y enriquecen”, reflexiona Raúl, reconociendo que “la complejidad rítmica de los instrumentos primitivos puede alcanzar tintes endiablados”.
Y al son de los Platters, entre aplausos y vivas, hemos terminado el Madridaje caribeño, a falta de la charla sobre literaturas antillanas de Alejandro Morellón y Alberto Haj-Saleh el próximo viernes 13 de octubre.
Los siguientes Madridajes recorrerán EEUU con Dirty Works Ediciones, Merendola Hillbily y Marciano Pizarro y ÁFRICA con Chema Caballero, Wiriko Sounds y El Mandela. Literatura acompañada de degustación gastronómica y exploración musical.
Os animamos a que participéis en estos Madridajes. Tan sólo hay que inscribirse en cuestamoyano @ madrid.es
Gracias a la increíble gente de la 1 de Moyano. Un placer.
Fotos: Haz lo que debas y Hostia un libro













0 comentarios: